Sadie Frost publica sus polémicas memorias tras llegar a un acuerdo con Jude Law

Hace meses Jude Law intentó frenar la publicación de las memorias de su ex mujer, pero nada ni nadie ha detenido a Sadie Frost. La madre de tres de los hijos del actor presentó anoche sus memorias Crazy Days en Londres y Jude Law, con el que siempre ha parecido mantener una relación de amistad, no estuvo presente en el evento.

Recordemos que fue tal el enfado de Jude Law al enterarse de los propósitos de su ex mujer que el actor llegó incluso a un tribunal para impedir la publicación de este libro. Finalmente Law y Frost llegaron a un acuerdo en el que por petición de Jude se retiraron todas las fotos de sus hijos para proteger su privacidad y suprimió algunas partes en las que Jude no estaba de acuerdo y por fin el libro ha podido salir a la luz. “Todo el mundo tiene que recordar cuando se enamora. Son muy buenos recuerdos y me alegro de que los niños puedan leerlos”, señala Sadie. “Esto me recuerda lo importante que era y es para mí. Jude es el gran amor de mi vida. Él ha sido una maravillosa pareja y un fantástico papá ”.

Jude Law y Sadie Frost se conocieron en el set de rodaje de Shopping, cuando él tan sólo tenía 19 años y ella estaba casada con Garry Kemp, de Spandau Ballet. El amor que surgió entre ambos hizo que Sadie pidiera el divorcio para casarse con Jude Law en 1997. Estuvieron casados durante casi siete años –hasta 2003- y tuvieron tres hijos, Rafferty, de 13 años, Iris, de 9, y Rudy, de 7. A lo largo de sus memorias, Sadie revela que Jude Law es el gran amor de su vida y un fantástico padre de sus hijos, aunque admite que sufrió varias depresiones postparto por el frenético ritmo de vida del actor que la llevaron incluso a intentar quitarse la vida. La diseñadora londinense no soportaba el estilo de vida de estar casada con una estrella de Hollywood lo que la condujo a ser internada en un centro psiquiátrico. En la actualidad, superada la separación con el actor, Frost se siente feliz de ser independiente. " Creo que fue importante aprender a sobrevivir por mi cuenta ", explica . "Yo siempre dependía de otras personas. De alguna manera tuve que crecer, no depender de nadie más, no hacerme la víctima y ser responsable de mi propia vida. Una vez que lo hice, las cosas empezaron a encajar .

Más sobre: