Roman Polanski reaparece en público tras ser liberado de su arresto domiciliario: 'Estoy contento de estar libre'

Roman Polanski ha reaparecido públicamente este sábado tras permanecer siete meses de arresto domiciliario y dos en una cárcel por una orden de busca y captura emitida por Estados Unidos. El cineasta, que fue puesto en libertad el pasado lunes, se dejó ver en la localidad suiza de Montreux puesto que no quería perderse el concierto que daba su esposa, Emmanuelle Seigner, en un festival de jazz.

Antes del concierto, Polanski aprovechó la ocasión para agradecer el apoyo de sus familiares y amigos en una entrevista para la televisión suiza, un apoyo "sin el que nunca hubiera sido capaz de mantener la dignidad y perseverancia". También tuvo palabras de agradecimiento para "las miles de personas que no dejaron de enviarle mensajes de apoyo y ramos de flores durante los largos nueve meses".

"Estoy contento de estar libre y de poder dedicarme a las cosas que me fueron prohibidas", aseguraba. "Si hubiera querido escaparme, lo hubiera hecho. Era extremadamente fácil, el brazalete electrónico no podía impedírmelo. Pero la gente sabe que yo nunca haría eso", confesaba y, además añadía que fue su hijo Elvis el que le cortó finalmente el brazalete impuesto por las autoridades suizas.

El director de cine fue detenido el pasado 26 de septiembre en Zurich, -a donde había acudido para ser homenajeado-, por una orden de arresto emitida en 1978 por abuso sexual a una menor. Desde diciembre permanecía bajo arresto domiciliario en un chalet que el cineasta tiene en la exclusiva estación de esquí de Gstaad, tras pagar una fianza de tres millones de euros. El pasado lunes la justicia suiza rechazaba una solicitud de extradición emitida por Estados Unidos y le liberaba del brazalete electrónico que le impedía alejarse más de 100 metros de su casa.

Más sobre: