Una multitud de fans, fotógrafos y periodistas esperaban durante horas para ver de cerca a la estrella de Hollywood

George Clooney desata la locura en la Corte de Milán

El actor ha comparecido hoy en el Tribunal Penal de Milán por la creación de una línea de ropa no autorizada que llevaba su nombre

George Clooney ha comparecido hoy en el Tribunal Penal de Milán por la creación de una línea de ropa no autorizada que llevaba su nombre. Vestido con traje de chaqueta y corbata y entre una multitud de cámaras, periodistas y curiosos que colapsaban la zona, el actor llegaba a la corte, sin perder la sonrisa, pese a las dificultades que tuvo para poder acceder a la sala .“Dejen paso a mi abogada”, señalaba el actor, mientras miles de personas que habían abandonado sus puestos de trabajo abarrotaban los pasillos para ver al soltero de oro de Hollywood.

"He venido porque creo en el sistema judicial y porque la gente está usando mi nombre para aprovecharse no de mí, sino de otras personas”, comentó el actor. Vicenzo Cannaire, Francesco Galdelli y Vanja Goffi eran denunciados por fraude, falsificación y posesión de bienes robados por usar el nombre de Clooney hace dos años en la presentación de una colección de moda. Durante la vista Clooney se dirigió sonriente al único de los acusados que estaba presente, Vicenzo Cannaire, y le espetó de un modo irónico: "Buen trabajo. Deberías estar orgulloso".

La estrella fue viendo una por una las fotografías utilizadas para promocionar la marca y en las que él aparecía fumando y luciendo prendas que, según dijo, nunca ha llevado puestas, al igual que su firma que fue copiada ilegalmente y aparecía en los documentos  en los que hipotéticamente daba el consentimiento para crear la marca con su nombre. "Nunca he sabido nada de esto", comentó el actor sonriendo y provocando las risas de los asistentes.

El protagonista de la saga Ocean’s Eleven, que mantiene una estrecha relación con Italia al ser novio de la presentadora italiana Elisabetta Canalis y ser propietario de varias villas en el Lago Como, habló sobre las marcas italianas para las que ha prestado su imagen, y entre ellas citó a la destilería Martini, al tiempo que sonreía y miraba a los presentes: "Esta bien, os podéis reír", señalaba. Al margen de sus declaraciones, el actor tuvo que escuchar preguntas tales como: "¿No ha mantenido usted nunca una relación con una señora de nombre Mara?",  ¿le gusta montar en Harley Davidson?" o "¿es verdad que quiere presentarse al cargo de presidente de Estados Unidos? Ante esta serie de cuestiones fuera de lugar el juez tuvo que llamar al orden a la defensa.

Al termino del juicio, Clooney sentenció: "No fue demasiado duro. Es fácil cuando puedes probar que tienes toda la razón".

Más sobre: