Silvester Stallone, Uma Thurman y Martin Scorsese, estafados por su asesor financiero

Kenneth Starr, de 66 años, fue detenido el pasado jueves tras haberse apropiado de 24 millones de euros de sus 200 clientes, entre ellos varias estrellas de Hollywood

¿Ha confiado en un asesor financiero la gestión de sus bienes? Si es ese el caso, quizá le convendría vigilar muy de cerca las manos de dicha persona, ya que ni los más ricos son inmunes a los actos fraudulentos. Así lo pudimos comprobar hace dos años con el ‘caso Madoff’ y hemos podido verlo nuevamente ahora con la detención en Nueva York de Kenneth Starr, un financista de 65 años que aconsejaba a varios famosos de Estados Unidos en el manejo de sus fondos.

Dueño del bufete neoyorquino Starr & Co., que vendía servicios como consejero financiero a cerca de 200 personas, Starr ha sido inculpado por haber defraudado 24 millones de euros a sus clientes. Y aunque las autoridades decidieron no revelar la identidad de los afectados, algunos nombres han trascendido a la prensa, como los de Silvester Stallone, Uma Thurman, Al Pacino, Wesley Snipes, Martin Scorsese, Nora Ephron, Annie Leibovitz y otras estrellas del deporte y de la vida social de Nueva York y Los Ángeles.

Starr ha sido acusado de un total de tres delitos relacionados con el fraude económico y el blanqueo de dinero, que podrían llevarle a pasar 20 años en prisión. Según indica el acta de acusación difundida a la prensa por la Fiscalía federal de Manhattan, el inculpado "tomaba el control de millones de dólares de sus clientes para luego apropiárselos indebidamente".

La acusación ha revelado cómo, a través de su empresa, Starr convencía a sus clientes de invertir grandes cantidades de dinero en "negocios seguros" que luego desviaba a sus cuentas o destinaba a inversiones más arriesgadas. Cuando los clientes reclamaban al financiero el pago de beneficios, Starr utilizaba un esquema Ponzi (el mismo de Madoff) por el que usaba el dinero de las cuentas de otros inversores para satisfacer a los primeros, sin que en realidad existierse un negocio sólido que respaldara sus actividades.

La Fiscalía detalló además que Starr, abogado diplomado de la escuela de derecho de Brooklyn que no ejercía la profesión, utilizó fondos de sus clientes para adquirir joyas y comprarse en Nueva York "un lujoso apartamento de cinco habitaciones y seis baños y medio valorado en 7,5 millones de dólares", cifra de la que sufragó 5,75 millones únicamente con el dinero de una de sus clientas, "una heredera de casi 100 años".

Según han informado varios medios estadounidenses, Uma Thurman entró enfurecida en el despacho de Starr hace un mes reclamando un millón de dólares que había desaparecido de su cuenta. La actriz consiguió recuperar su dinero después de que el inversor lo sacara de la cuenta de otro cliente. La protagonista de Kill Bill canceló después sus negocios con él y comenzó a correr la voz sobre los métodos que utilizaba.

En la rueda de prensa en la que se informó de la detención del estafador, el fiscal desveló que éste -casado con una bailarina de striptease por la que abandonó a su primera mujer, enferma de esclerosis múltiple- fue encontrado en un armario de su casa tras ser delatado por su actual esposa, que confesó en voz baja: “Está en el piso de arriba". A los agentes no les costó dar con él ya que sus zapatos asomaban entre los abrigos.

Más sobre: