Pilar López de Ayala pone el toque español en la segunda jornada del Festival de Cannes

Robin Hood eclipsó la Riviera Francesa el primer día del certamen, lo que no ha impedido sin embargo que el desfile de estrellas continúe en La Croisette.


null



Pilar López de Ayala ha sido la primera embajadora de España en la Riviera francesa. La actriz protagoniza El extraño caso de Angélica, nuevo filme del centenario director Manoel de Oliveira. Tras ser recibido con una gran ovación, el cineasta abrió en Cannes la prestigiosa sección Un certain regard. Sin apenas una línea de dialogo en el filme, López de Ayala explicó que su personaje, una muerta, “hay que entenderlo desde otro lugar ajeno a la cabeza” y dedicó numerosos elogios al director, que a pesar de haber cumplido 101 años sigue al pie del cañón y hace película por año: “Es educado, respetuoso, ha sido una experiencia muy hermosa”. La bella actriz asistió a la rueda de prensa con un vestido azul adornado con una rosa del mismo color y una trenza, una de las últimas tendencias entre las estrellas. Por la noche la actriz lució un vestido negro con cristales de Swarovski y desfiló por la alfombra roja del Palacio de Festivales junto al director y a Ricardo Trepa, su pareja en la ficción y nieto del veterano cineasta Manoel de Oliveira.



En la segunda jornada del festival de cine pudimos volver a ver a una radiante Eva Longoria sobre la alfombra roja. La actriz eligió esta vez un vestido de paillets dorado de corte sirena y firmado por Naeem Khan, con el que acaparó el centro de todas las miradas y compitió en belleza con Aishwarya Rai, que lució un Armani Privé negro de pedrería. Tal y como hizo el primer día, la estrella de Mujeres desesperadas se cambió para asistir a la fiesta Chopard. Una velada en la que Carolina Gruosi Scheufele actuó como anfitriona y en la que se dio cita la oscarizada y elegante Helen Mirren, que lució dos bellas joyas en collar y anillo, y la actriz Michelle Rodríguez.

Más sobre: