Charlie Sheen recibe permiso para ver a su esposa, Brooke Mueller, ingresada en la UCI por neumonía

El actor tiene impuesta una orden de alejamiento de su mujer desde que el pasado día de Navidad fuera detenido por violencia doméstica

Charlie Sheen y Brooke Mueller se casaron el 30 de mayo de 2008 y tienen dos hijos gemelos, Bob y Max

El matrimonio entre Charlie Sheen y Brooke Mueller se encuentra en la cuerda floja, sin embargo ambos parecen resistirse a ponerle fin. Desde que el actor Charlie Sheen fuera detenido por violencia doméstica el pasado día de Navidad, la pareja ha permanecido separada debido a una orden de alejamiento impuesta por un juez a Sheen.

Sin embargo ayer ,el actor y su esposa se reencontraron, aunque quizás no en el mejor escenario posible. Brooke Mueller se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos de un Hospital de Los Ángeles debido a una fuerte neumonía y Sheen no dudó en pedir permiso al juez para que le autorizara a visitar a su esposa. El magistrado suspendió la orden temporalmente y permitió al actor acudir al centro médico donde Mueller permanece ingresada.

null

El actor a su llegada al centro médico donde permanece ingresada en la UCI su mujer

Brooke tuvo que ser ingresada de urgencia el pasado martes y según ha confesado su madre, Moira Fiore, la actriz está siendo tratado con antibióticos debido a que “ella esperó demasiado tiempo para sacarse una de las muelas del juicio que le ha producido una fuerte infección”. Charlie preocupado por la salud de la madre de sus dos hijos gemelos ha acudido a verla en varias ocasiones. "Cuando Charlie se enteró de que Brooke estaba en el hospital, inmediatamente fue a verla para mostrar su amor y apoyo", ha confesado Stan Rosenfield, representante del actor. Por su parte el abogado de Mueller, Yale Galanter, ha afirmado en el periódico New York Daily News: "Ella quiere reconciliarse y seguir con su vida con Charlie y los bebés".

A pesar de tener caracteres muy diferentes, según confesó una fuente cercana a la pareja, ambos parecen querer estar juntos y sacar a flote su matrimonio. Pero aún quedan algunas hojas por escribirse y el actor deberá comparecer ante la justicia el próximo 8 de febrero.

Imagen difundida por la Policía el día de la detención de Charlie Sheen. El actor tendrá que comparecer ante la justicia el próximo 8 de febrero


Los hechos por los que ha sido imputado Charlie Sheen ocurrieron la madrugada del día de Navidad en Aspen (Colorado). Después de una violenta discusión, su esposa, angustiada, llamó a la Policía tras haber sido amenazada por su marido con un cuchillo, hecho que el actor ha negado. Sheen asegura que él y su esposa se abofetearon mutuamente en una discusión. Sin embargo, la declaración del oficial de Policía, Rick Magnuson, apunta a que, a primera vista, cuando llegó a la casa no había heridas en Mueller.

Sheen confesó que últimamente habían tenido problemas y que la discusión comenzó a las 3.30. Que se fue acalorando cuando ella le amenazó con divorciarse y llevarse sus hijos y que su esposa, que había bebido -la prueba de alcoholemia de ella dio tres veces más cantidad de alcohol en sangre que la de él-, le empujó y le agredió. Por su parte, Mueller declara que Sheen primero le gritó, luego rompió sus gafas -el actor reconoció haberlo hecho-, la empujó al suelo desde la cama y finalmente la amenazó con una navaja. Según Mueller, no era la primera vez que Sheen lo hacía. El actor ya tuvo una orden de alejamiento por parte de su segunda mujer, Denise Richards, por abusos físicos. Por su parte, Mueller también se ha visto en problemas con la ley, como denuncias por daño a la propiedad y posesión de drogas.

De ser declarado culpable el actor por estos hechos tendría que hacer frente a una sentencia de hasta ocho años de prisión y multas de hasta 350.000 euros.

 

 

Más sobre: