18 ENERO 2010

Lo que no se vio sobre la alfombra roja de los Globo de Oro

El beso que lanzó Penélope Cruz a Nicole Kidman, el flirteo de Jennifer Aniston y Gerard Butler o las bromas de los presentadores fueron algunos de los mejores momentos de la ceremonia

La 67ª edición de los Globo de Oro nos ha dejado momentos inolvidables. Pese a que ni Penélope Cruz ni Pedro Almodóvar se alzaron con el codiciado galardón, han sido muchos los premiados y las anécdotas que se sucedieron durante la ceremonia celebrada en el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles.


Penélope lanza un beso a Nicole Kidman
Poco antes de que comenzase la gala, Pedro Almodóvar daba a conocer que no asistiría a la gala por motivos profesionales. En ese caso Penélope Cruz no contaría con la compañía de su director fetiche ni de su novio,Javier Bardem, tan poco dado a aparecer con ella sobre la alfombra roja. A eso de la 01:30 de la madrugada, Penélope, radiante, hacía su entrada en la ceremonia con un vestido vintage de Armani de color negro que realzaba su figura y que en un descuido se enganchó la manga de encaje. El premio al que aspiraba la actriz era el primero en fallarse. Nicole Kidman subió al escenario para leer el veredicto, mientras que Penélope, su compañera en Nine y ahora amiga, le lanzaba un beso. Pero la fortuna finalmente no recayó en la española y la americana Mo’Nique le arrebató el premio a la mejor actriz de reparto por Precious.


De una línea erótica a vencedora en los Globo
La vida dio un giro de 180 grados el día que Mo´Nique, alentada por su hermano, se subió al escenario del "Burke´s restaurant", en Baltimore, para hacer un monólogo ante un numeroso público. El entusiasmo de los asistentes hizo que Mo’Nique se replanteara su vocación. La actriz hoy ganadora de un Globo de Oro dejó entonces su trabajo como teleoperadora en una línea erótica para convertirse en actriz. Hoy veinte años después Mo'Nique, que por cierto olvidó depilarse para asistir a la gala, añade a su vitrina de premios con el Globo de Oro que dedicó a todas las mujeres como Precious, una adolescente analfabeta maltratada.


El coraje de Michael C. Hall
El momento más emotivo de la noche fue cuando Michael C. Hall, aquejado de un cáncer linfático, subía al escenario para recoger el galardón al mejor actor en una serie dramática por Dexter. Se trataba de su primera aparición pública tras dar a conocer su enfermedad, y su paso por los Globo de Oro se convirtió en una lección de valentía y coraje y buen humor. Michael no pudo contener las lágrimas al referirse a su esposa, Jennifer Carpenter, a quien dedicó el premio.


El flirteo de Jennifer Aniston y Gerard Butler
Después de meses de especulaciones entorno a un posible romance, Jennifer Aniston, arrebatadoramente sexy, llegó a la gala acompañada de Gerard Butler. Desde que rodaran juntos la película Exposados, han sido relacionados y ha sido en la gala de los Globo de Oro donde han aparecido juntos sobre la alfombra roja. No sabemos si fue su paso por el escenario para presentar juntos el premio al mejor guión –Up in th Air-, o su afinidad lo que provocó que la pareja flirteara durante la ceremonia. Lo que es cierto es que para ellos fue un honor presentar este premio juntos, tal y como manifestó Butler y ratificó Aniston, quienes durante la gala fueron enfocados por las cámaras en el patio de butacas uno apoyado en el otro. El tiempo dirá si lo que hay entre ambos va más allá de la amistad.


Un nuevo record para Meryl Streep
Meryl Streep, que ha sido nominada en 25 ocasiones, se alzó con el séptimo Globo de Oro por su papel en Julie&Julia. Todo el público esperaba impaciente si se besaba con el presentador, en este caso Colin Farrell, tal y como hizo en la entrega de los premios Critics Choice con Sandra Bullock. Finalmente no fue así y Streep dedicó el premio a su madre porque "tenía las mismas ganas de vivir que mi personaje; va por ella".

Robert Downey a su esposa: 'Gracias por decirme que se lo iban a dar a Matt Damon'
Elocuentes fueron algunos de los discursos de los premiados, como el de Robert Downey Jr. que quiso agradecer el premio a su esposa, Susan, por haberle dicho que no se preparara ningún discurso porque se lo iba a llevar Matt Damon. Memorable también fue el de James Cameron, cuya película Avatar se llevó los premios más importantes, el de mejor director y mejor película dramática. Cameron comentó: "No estaba preparado para esto porque, francamente, pensé que mi ex mujer  Kathryn Bigelow (directora de 'The Hurt Locker (En tierra hostil') iba a ganar". Por último Paul McCartney tampoco tuvo desperdicio. Al hacer entrega de un premio a la película Up comento que "este tipo de películas no es sólo para niños, sino también para padres que se drogan".


¡Ehhh, no puedes ir de morado!

¡No me lo puedo creer!, pensó Sandra Bullock al cruzarse con Fergie en la alfombra roja de los Globo de Oro. La actriz se percató de que la cantante de Black Eyed Peas eligió el mismo color de vestido que ella, aunque en un tono bastante más claro. En tono jocoso y bromista la que más tarde se convirtiera en ganadora de un Globo de Oro reprendió a la cantante diciéndole: "Ehhh, chica, ¡¡no puedes ir de morado!!”. Tanto Fergie como Sandra acabaron riéndose a la entrada del hotel Beverly Hilton.


Los comentarios sarcásticos de Ricky Gervais

Por último no podemos olvidar las bromas políticamente incorrectas de Ricky Gervais. El maestro de ceremonias se burló de Mel Gibson y su debilidad con el alcohol, bromeó acerca de la pasión de algunas actrices por la cirugía estética, del carísimo divorcio de Paul McCartney o del amor de Angelina Jolie por el tercer mundo.