Futuro incierto para Charlie Sheen y su esposa Brooke Mueller

Mientras que la pareja ha puesto tierra de por medio -él en Los Ángeles y ella en Aspen-, una fuente cercana a Mueller asegura que el divorcio es una posibilidad a barajar

by hola.com Después de que el actor Charlie Sheen fuera detenido por violencia doméstica el pasado día de Navidad, el futuro de su matrimonio con Brooke Mueller pende de un hilo. "Brooke y Charlie todavía se aman, pero son muy diferentes", comenta una fuente cercana a Mueller. La pareja, que tiene dos hijos gemelos de nueve meses, Bob y Max, "hará su mayor esfuerzo en la reconciliación", añade la fuente, "pero el divorcio es definitivamente una posibilidad". Tras la detención, el actor regresó a Los Ángeles mientras que Brooke se quedó en Aspen.

Los hechos ocurrieron la madrugada del día de Navidad en Aspen (Colorado). Después de una violenta discusión, su esposa, angustiada, llamó a la Policía tras haber sido amenazada por su marido con un cuchillo, hecho que el actor ha negado. Sheen asegura que él y su esposa se abofetearon mutuamente en una discusión. Sin embargo, la declaración del oficial de Policía, Rick Magnuson, apunta a que, a primera vista, cuando llegó a la casa no había heridas en Mueller. Sheen confesó que últimamente habían tenido problemas y que la discusión comenzó a las 3.30. Que se fue acalorando cuando ella le amenazó con divorciarse y llevarse sus hijos y que su esposa, que había bebido -la prueba de alcoholemia de ella dio tres veces más cantidad de alcohol en sangre que la de él-, le empujó y le agredió. Por su parte, Mueller declara que Sheen primero le gritó, luego rompió sus gafas -el actor reconoció haberlo hecho-, la empujó al suelo desde la cama y finalmente la amenazó con una navaja. Según Mueller, no era la primera vez que Sheen lo hacía. El actor ya tuvo una orden de alejamiento por parte de su segunda mujer, Denise Richards, por abusos físicos. Por su parte, Mueller también se ha visto en problemas con la ley, como denuncias por daño a la propiedad y posesión de drogas.

A consecuencia de la denuncia, Sheen pasó el día entre rejas y salió tras pagar una fianza de 5.900 euros. El juicio tendrá lugar el 8 de febrero a las diez de la mañana en Colorado. De ser declarado culpable, el actor tendría que hacer frente a una sentencia de hasta ocho años de prisión y multas de hasta 350.000 euros. Pese a lo grave del caso, la cadena CBS en la que se emite la comedia que él protagoniza "Two and a Half Men" por el momento no se verá afectada por los hechos ocurridos. Sheen es uno de los actores mejor pagados de la televisión de Estados Unidos y cobra más de 500.000 euros por episodio. Además, tiene pendiente grabar los nuevos episodios de la serie, así como el estreno de su última película Wall Street 2: Money Never Sleeps.

Más sobre: