Drew Barrymore, atractiva y sofisticada con un vestido de 2200 euros diseñado por Victoria Beckham

nullVER GALERÍA

Un vestido de seda en color morado fue el atuendo escogido por Drew Barrymore para asistir al estreno de Everybody’s fine en Hollywood. Lo verdaderamente curioso no fue el color ni la tela, sino que se trataba de uno de los diseños de Victoria Beckham de la colección otoño/invierno 2009. El vestido, Giral Dress by VB, cuesta 2,187.50 euros y lo lució la propia Beckham cuando acudió como invitada al jurado de American Idol el pasado mes de agosto. Aunque lo hay en diversos colores, Drew apostó por el morado que le daba una imagen más sofisticada. Con Drew ya son muchas las personalidades que apuestan por sus diseños. Desde Elle Macpherson hasta Heidi Klum se atreven con los modelos de la esposa de David Beckham. cuyo fin primordial es estilizar la figura. Barrymore eligió como complementos unos zapatos de Casadei y joyas de Neil Lane.

nullVER GALERÍA



Robert de Niro posa con sus ‘niñas’
Durante el estreno que tuvo lugar en el teatro chino de Hollywood, la protagonista de ET estuvo acompañada por el veterano Robert de Niro y una bella Kate Beckinsale. En el filme, tanto Barrymore como Beckinsale interpretan a las hijas ya adultas de Robert de Niro, un jubilado que tras quedarse viudo se da cuenta que solo sabía algo de la vida de sus cinco hijos a través de su mujer. Tendrá entonces que realizar un viaje a través de casi toda Italia en busca de sus hijos descubriendo una realidad diferente a como se la había imaginado.

VER GALERÍA



La hija de Beckinsale, a escena
Kate Beckinsale apostó por un minivestido que dejaba sus piernas al descubierto y se mostró orgullosa por haber trabajado con Robert de Niro: “Cuando tienes 16 años en la escuela de arte dramática piensas ‘¡wow ojalá un día pudiera estar en la misma habitación que él!’, así que hacer de su hija ha sido increíble”. Ha sido fantástico, se h aportado muy bien con nosotras y con mi hija que también actúa en el filme”. Lily, de 10 años, interpreta a la versión niña de Kate Beckinsale. “Realmente yo no sé si quiere ser actriz, quizá yo diría lo mismo cuando era pequeña”, admite, al tiempo que asegura que su hija no quiere recibir ningún consejo de su madre, aunque Kate le ha dado unos putnos básicos: “No mires a la cámara y no te choques con nadie”, bromea.




Más sobre: