Julia Roberts, fascinada por el espíritu y la cultura de la India

Rodeada de estrictas medidas de seguridad, la 'novia de América' rueda en Nueva Delhi la película ‘Eat, Pray, Love’

null
Julia Roberts con el guía espiritual del ashram Hari Mandir, Swami Dharmdev



Dicen que viajar a la India te cambia por completo, sobre todo a aquel que se deja seducir por los encantos y la cultura de este país asiático, tal y como le ha ocurrido a Julia Roberts. La actriz estadounidense, que está en Nueva Delhi rodando su nueva película Eat, Pray, Love, ha aprovechado su estancia en el país asiático para visitar una comunidad hindú donde ha conocido de primera mano la cultura, religión y costumbres de sus habitantes.

Una experiencia en la que se ha sumergido de lleno, ya que desde que llegó el pasado jueves al país se ha podido ver a la actriz luciendo el bindi, esa marca roja en la frente que los hinduistas usan después de ir al templo, las tradicionales kurtas (blusas típicas del país) e incluso se le ha visto comer con las manos, como es costumbre en India, algunas de las especialidades de la cocina india tradicional. ‘La novia de América’ mostró su lado más espiritual con las gentes del lugar con los que compartió experiencias, ya que durante el rodaje Julia Roberts tendrá que limpiar pisos de un ashram -comunidad espiritual, propia del hinduismo, en la que convive un guía espiritual junto a sus discípulos-, recitar en sánscrito y meditar. No obstante, los líderes espirituales de la India han solicitado a la actriz que explore más a fondo el hinduismo con la finalidad de evitar realizar una representación falsa o poco creíble de la religión.

La actriz se aloja en el lujoso hotel Pataudi Palace, ubicado a 60 kilómetros de Nueva Delhi, considerado patrimonio nacional y cuya propiedad es del antiguo príncipe Mansoor Ali Khan Pataudi. Desde su llegada, el complejo se ha convertido en una fortaleza para proteger a la estrella, que se hospeda con sus gemelos de cuatro años, Phinnaeus y Hazel, y su hijo pequeño, Henry, de dos años. Más de 300 agentes se ocupan de velar por su seguridad. No es la primera vez que la ganadora de un Oscar por Erin Brockovich  visita la India. El pasado mes de enero, la actriz acompañada de toda su familia visitó los palacios y fuertes de Jaipur, capital del estado desértico indio de Rajastán, uno de los destinos turísticos por excelencia de este país, así como Agra, donde contempló una de las siete Maravillas del Mundo, el Taj Mahal.

Será en el próximo destino de rodaje, en Bali, donde entrará en escena Javier Bardem, un ‘latin lover’ que se enamorará perdidamente de la protagonista. Se trata del regreso de Bardem al set de grabación tras el accidentado rodaje en Barcelona de Biutiful, del mexicano González Iñárritu, donde sufrió dos hernias de disco.

Más sobre: