La inolvidable noche de Carolina Cerezuela y Carlos Moyá al son de las románticas baladas de U2

La actriz y el tenista fueron dos de los quinientos afortunados que pudieron disfrutar del ensayo-concierto de la banda en Barcelona el día antes del comienzo de su gira

Sin duda es una de las giras más esperadas pero tan sólo han sido unas quinientas personas las que pudieron adelantarse y ver a U2 presentando su nuevo disco, “No line on the horizon”. La banda irlandesa eligió Barcelona para comenzar su gira, y tras actuar tres días en la Ciudad Condal, continuaran por el resto del mundo.

null
Carolina Cerezuela y Carlos Moya, a su llegada al Camp Nou



Este primer concierto se llenó de rostros conocidos entre los que destacó la presencia de una de las parejas más atractivas del momento, la formada por Carolina Cerezuela y Carlos Moyá. La afortunada pareja tuvo el privilegio -reservado sólo para unos pocos- de disfrutar del ensayo-concierto que U2 ofreció para sus amigos y patrocinadores, un día antes de comenzar su gira mundial. El tenista y la actriz, que prosigue su relación que dura ya varios años, llegaron cogidos de la mano y bailaron al son de las balas más románticas como una feliz pareja de enamorados.  Durante el tiempo que dura su relación, la pareja se ha vuelto inseparable. Carolina aprovecha su tiempo libre para estar junto a su chico allí donde esté, algo que hace que la relación crezca cada día. De hecho, la actriz estuvo al lado del tenista recientemente tras ser operado de una lesión en la cadera, que le ha mantenido alejado desde el pasado marzo de las pistas.


Emilio Sánchez Vicario junto a su esposa, Simona Brozetti



Salvador y Rosa Tous acudieron al concierto decididos a bailar todos los grandes éxitos del mítico grupo. La diseñadora del osito más famoso del mundo, lució un veraniego vestido blanco y chaqueta rosa, un atuendo cómodo para bailar sin parar.
Al Camp Nou también llegó Javier Rigau, popularmente conocido por su pasada relación con Gina Lollobrigida.
Emilio Sánchez Vicario, que llegó acompañado de su mujer, Simona Brozetti, coincidió con el entrenador de Rafa Nadal, Carlos Costa. El joven tenista no está atravesando un buen  momento, aunque su entrenador intentó tranquilizar a sus seguidores asegurando que muy pronto podremos volver a verle dándolo todo sobre la pista.


Un escenario de 50 metros de altura y de 360 grados


En este concierto tan especial, los afortunados invitados pudieron contemplar por primera vez el escenario de 360 grados y 50 metros de altura que se ha creado para este evento.

Más sobre: