Elizabeth Hurley, la 'reina' del 'Baile de la Corbata y la Tiara' de Elton John

Ante la inesperada muerte de Michael Jackson, el músico británico interrumpió la velada para rendirle homenaje al 'rey del pop' dedicándole el tema 'Don't Let the Sun Go Down on Me'

Elton John, uno de los más polifacéticos cantantes y músicos de las últimas décadas, se ha ganado a pulso su buena reputación como anfitrión de algunas de las mejores fiestas que se organizan en Reino Unido. Anoche tuvo lugar el tradicional ‘Baile de la Corbata y la Tiara’ que celebra anualmente en su residencia londinense de Windsor.

null
Elizabeth Hurley, en la puerta de su casa, como una princesa de cuento


Las lágrimas de los invitados
Sin embargo, nada más comenzar el baile una triste noticia ensombreció la velada. La inesperada muerte de Michael Jackson hizo que Elton John, nada más enterarse, rindiera homenaje al rey del pop entonando la canción Don't Let the Sun Go Down on Me, mientras afloraron las lágrimas entre sus invitados.
La celebración contó con la presencia de una fiel a esta cita, Elizabeth Hurley, que acudió con su marido, Arun Nayar, Geri Halliwell, Justin Timberlake, Lily Allen, Ronnie Wood y su novia, Ekaterina Ivanova, Kate Beckinsale, Boris Becker y Kelly Osbourne, entre otras personalidades, algunas de las cuales abandonaron el lugar tras enterarse de la muerte del cantante estadounidense.


Fieles a su cita con su íntimo amigo Elton John


Duelo de bellezas
Dos de la invitadas que resaltaron por su belleza fueron Elizabeth Hurley y Geri Halliwell. Con un vaporoso vestido blanco que resaltaba su tez, la actriz y modelo hizo su espectacular aparición, como si se tratara del día de su boda, acompañada por su marido Arun Nayar, mientras que Geri Halliwell también de blanco eligió un vestido de corte imperio con una tiara para la velada.

La cita de Elton John es una de las fiestas más esperadas de la temporada y va ya por su undécima edición. Cada año el cantante prepara una sorpresa más vistosa para sus invitados que suelen pagar alrededor de 1.000 libras (cerca de 1.200 euros) por cubierto. Dado que el objetivo es una noble causa, los beneficios obtenidos se utilizarán para financiar los proyectos de la fundación contra el Sida creada por el intérprete.

Más sobre: