El testamento de Natasha Richardson ha sido desvelado

Aunque la mayor parte de sus bienes son para su marido, Liam Neeson, la actriz no se ha olvidado de nadie y ha legado parte de su fortuna a su hermanastra, una empleada de hogar, un diseñador de vestuario y a una tía

El diario New York Post ha dado a conocer las últimas voluntades de Natasha Richardson. La actriz británica, que murió tragicamente tras sufrir un golpe en la cabeza mientras esquiaba en Canadá, ha dejado, como era de esperar, casi todas sus propiedades a su marido y gran amor, Liam Neeson.

En el testamento escrito en el año 2005 demostró su generosidad y no se olvidó de nadie. Natasha, una estupenda amiga de sus amigos, dejó una suma de 140.900 euros (200.000 dólares) a su hermanastra, Katharine Grimond Hess, 35.225 euros (50,000 dólares) a Josephine Burke, una empleada suya que vivía en Londres, 14.090 euros (20.000) a su tía Lynn Redgrave y  7.045 euros (10.000) a Kevin Mark Harris, un diseñador de vestuario que reside en Nueva York.

Los albaceas de su fortuna son su marido, Liam Neeson y un amigo íntimo de Richardson, el actor Aidan Quinn.
No ha trascendido ningún detalle del valor de las propiedades que dejó a Neeson, con quien se había casado en segundas nupcias y tenía dos hijos adolescentes, Michael, 13 años, y Daniel, 12,. La pareja poseía una mansión en Manhattan y otra en Hudson Valley, donde descansa tras ser incinerada junto a su abuela Rachel. La fallecida hija de la legendaria actriz Vanessa Redgrave y el director de cine Tony Richardson habría cumplido 46 años el pasado 11 de mayo.

Más sobre: