El Ministerio Fiscal solicita la custodia total de los niños y el uso de la vivienda familiar para la madre; asi como una asignación mensual de 2.000 euros por niño

Lydia Bosch y Alberto Martín declararon en la vista previa del juicio de divorcio

La causa penal contra Alberto Martín, acusado de abusos a una menor, continúa abierto mientras se llevan a cabo las diligencias solicitadas por la juez

El pasado viernes 22 de mayo, Lydia Bosch y Alberto Martín Caballero acudieron a declarar junto con sus abogados en la vista celebrada en el Juzgado número 3 de Pozuelo en la que se sustanciaban las medidas provisionales solicitadas por la demandante. Aunque todavía no hay una fecha señalada para el juicio de divorcio, esta vista supone el primer paso del proceso civil que enfrenta al matrimonio por la custodia de los hijos que tienen en común y el reparto de sus bienes.

El informe del Ministerio Fiscal pide la custodia total de los niños para Lydia

Tras la declaración de ambas partes, el ministerio fiscal solicitó que se otorgara la custodia en exclusiva de los mellizos de seis años a la madre; Lydia Bosch, así como el uso de la vivienda familiar y una asignación de 2.000 euros por niño como pensión alimentaria que su marido tendrá que pasarle mensualmente. Alberto Martín Caballero podrá estar con sus hijos los fines de semana alternos; los podrá recoger a la salida de clase los viernes a las cinco, y volverlos a dejar en el colegio los lunes por la mañana y también podrá pasar con ellos las tardes de los miércoles de cinco a ocho y media.


Además, el juez requirió a la abogada de Lydia algunos documentos que consideró necesarios para tomar una decisión sobre otras cantidades económicas que en su caso pudieran sumarse a esta asignación.


En un plazo no superior a quince días, el juez, teniendo en cuenta el informe del Ministerio Fiscal, dictará su resolución y si, como suele ser habitual, ratifica lo solicitado por éste, se ejecutarán provisionalmente estas medidas hasta el día en que se señale el juicio civil.


Tras escuchar el informe del fiscal, a la salida del juzgado, la actriz parecía algo más contenta y relajada que durante los últimos días, aunque la tensión entre ambas partes es muy grande ya que no solo hay un proceso civil abierto entre ellas sino también uno penal que sigue su curso.


Recordemos que el pasado 27 de abril, Lydia denunciaba en el juzgado de primera instancia de Pozuelo al que todavía es su marido, Alberto, por presuntos abusos a una menor, lo cual dio lugar a numerosas especulaciones en torno a un asunto que por respeto y protección a los menores implicados, debería haberse mantenido en el ámbito de lo estrictamente privado.

Un nuevo comunicado
Desgraciadamente, algunas filtraciones, como la publicación, en la revista Interviú de ciertos informes periciales confidenciales, en los que se contenía la declaración de la demandante, y en la que se referían hechos muy íntimos de la vida familiar y personal del matrimonio y sus hijos, han sido motivo de nuevos desvelos para todos los implicados en este doloroso proceso.


Inmediatamente después de la salida de dicha revista al mercado, la abogada de Lydia, Ana Fernández Jiménez, emitió un comunicado en el que se informaba de la puesta en marcha de acciones legales contra Interviú por haber vulnerado el secreto de las actuaciones judiciales y por constituir una intromisión ilegítima en el honor y en la intimidad de Lydia Bosch y de su hija, quien, como menor de edad, tiene derecho a una especial protección de su privacidad. Explicaba el comunicado que estos hechos se pondrían en conocimiento del Defensor del menor de la Comunidad de Madrid y de la Fiscalía de Menores con el objeto de que se adoptaran las medidas necesarias para garantizar que no se vulnerarían los derechos de la menor.

El proceso penal sigue abierto

Mientras todo esto ocurre, el proceso penal sigue abierto después de que la titular del Juzgado número uno de Pozuelo de Alarcón admitiera a trámite la denuncia aunque desestimando las medidas cautelares que Lydia demandaba y pusiera en libertad a Alberto Martín tras declarar por esos presuntos abusos. El imputado deberá presentarse en el juzgado todos los primeros de mes mientras se llevan a cabo las diligencias exigidas por la juez y se señala un día para el juicio penal.


Las apariciones de los protagonistas de esta dolorosa situación han sido muy contadas durante estos días. Mientras que Alberto Martín Caballero se ha refugiado en su familia y ha puesto en manos de un gabinete de comunicación todo lo referente al cuidado de su imagen, Lydia se ha volcado en sus tres hijos: los mellizos Ana y Juan, fruto de su matrimonio con el arquitecto, y Andrea, la niña que nació de su relación con el actor Micky Molina. Además se halla muy arropada por sus amigos más cercanos, que han permanecido a su lado durante todo este delicado proceso.

Aunque no estaba obligado a abandonar el domicilio conyugal, Alberto Martín Caballero prefirió trasladarse a la casa que sus padres poseen en Madrid pero no renunció a recoger a sus hijos por la mañana para llevarlos al colegio como era su costumbre. De ratificar el juez el informe del ministerio fiscal, dicha rutina deberá cambiar, ya que a partir de ahora, solo podrá pasar con sus hijos las tardes de los miércoles y un fin de semana de cada dos ya que Lydia permanecerá en el domicilio familiar y obtendrá la guardia y custodia total de los niños y no la custodia compartida que pedía el padre.

Más sobre: