Mónica Bellucci y Vincent Cassel, vacaciones en familia en Málaga

Una semana después de haber estado en Dubai, donde cumplió con sus compromisos profesionales como embajadora de la firma Cartier, Mónica Bellucci ha viajado a Málaga con su marido, Vincent Cassel, y su hija de cuatro años, Deva, para pasar unos días de vacaciones en familia. Los tres llegaron al aeropuerto de la ciudad, donde fue la actriz quien llevó el carro con las maletas y a la pequeña, que llevaba un original tocado de color fucsia con flores. Allí cogieron un taxi y pusieron rumbo a Marbella, donde se les ha visto salir a cenar y pasear por las calles.

La pareja de actores lleva una relación bastante peculiar, ya que no viven juntos todo el año. La actriz pasa muchos meses en Londres y él en París, y aunque parezca que la distancia puede ser perjudicial para una pareja, este año cumplirán diez años de casados. Sin embargo, parece que, a pesar de que les gusta la distancia, para pasar unos días de descanso les gustar estar juntos.

Una pareja de cine
A sus 44 años, Mónica Bellucci es una de las mujeres más atractivas de la gran pantalla y figura en los primeros puestos de las listas de las mujeres más bellas del mundo. La italiana lleva en el cine desde hace diecinueve años, aunque alcanzó la fama con anterioridad, cuando comenzó a trabajar como modelo para pagar sus estudios de Derecho. Ahora compagina su faceta de actriz y de imagen publicitaria con la de madre y siempre que puede está al lado de su hija, tanto, que no es raro verla con Deva en algunos rodajes.

Vincent Cassel también está considerado uno de los actores más atractivos y no paran de lloverle contratos, no sólo de cine, sino también publicitarios. El francés acaba de rodar À Deriva, donde comparte protagonismo con la actriz Camille Belle, que se estrenará a finales de año, y, por el momento, tiene previsto trabajar en otros dos filmes, Eleven Minutes, con Mikey Rourke y The Cross, con la última chica Bond, Olga Kurylenko.

Más sobre: