Penélope Cruz: ‘Mi Oscar ha venido conmigo y se queda aquí en España’

Abrazada a Pedro Almodóvar, la actriz regresa a casa para presentar ‘Los abrazos rotos’, su cuarta película a las órdenes de su director favorito

Radiante con un vestido rojo Penélope Cruz ha comparecido hoy en los cine Kinepolis de Madrid para presentar Los abrazos rotos, la última película de su mentor, Pedro Almodóvar. "Si me dijeran 'Sólo puedes trabajar con un director el resto de mi vida', lo tengo clarísimo, sería con él", asegura Penélope. Junto a Pedro, que fue quien le puso a las puertas del Oscar a Penélope con Volver, y el resto de sus compañeros, Blanca Portillo, Lluis Homar, Ruben Ochandiano, José Luis Gómez, Tamar Novas y el productor Agustín Almodóvar, Penélope se mostró feliz de volver a casa.

Es su primera aparición pública tras convertirse en la primera actriz española en conseguir un Oscar. "Por supuesto que el Oscar se ha venido conmigo a España y aquí se quedará", comentó Penélope y añadió que sus amigos la llaman para que se lo presenten, conocerlo y besarlo. "Está rayado ya, pero es mejor porque así tiene como más vida". Su llegada a nuestro país coincide con el momento en el que la localidad madrileña que la vio nacer, Alcobendas, ha anunciado que pondrá el nombre de Penélope Cruz a un teatro, eso sí, una vez que la haya nombrado hija predilecta. Penélope, tal como acostumbra, ha evitado pronunciarse sobre su relación con Javier Bardem, con el que se especula que podría haber roto tras la comentada ausencia en los Oscar, de no celebrar juntos el 40 cumpleaños del actor y sobre todo después de varios meses sin verse.

'Una declaración de amor al cine'
Después de un rodaje muy intenso y de un papel que no le ha resultado nada fácil pero que a su vez "es una joya y todo un privilegio", la actriz asegura que lo único que comparte con su personaje "es su amor por el cine. Lena es una superviviente y yo me la imaginaba siempre caminando con una nube sobre la cabeza". Para Pedro, que ´ha tomado las riendas durante la rueda de prensa haciendo él algunas preguntas a su elenco de actores, su 17ª película se trata de una "declaración de amor al cine", cuyo fin, al igual que para el esto de los actores espera que Los abrazos rotos "emocione y que el público la entienda".

Como detalle anecdótico, el director manchego reveló que el personaje que interpreta Lola Dueñas de una lectora de labios se le ocurrió al ver la boda de los príncipes Felipe y Letizia. Pese a tener miles de cámaras a su alrededor, "en el momento de mayor intimidad, Doña Letizia movió los labios y vi que alguien los leyó en televisión y toda España supo que ella dijo aquello de "Es todo tan hermoso...". "Me hizo gracia la frase y la quise utilizarla en mi película, pero me pareció un robo" que todo el mundo pudiese saber lo que ella decía en un momento tan íntimo. Por pura coincidencia, el cineasta se enteró que el que leyó los labios a doña Letizia fue el mismo que ayudó a Lola Dueñas a meterse en su papel.

Más sobre: