Charlize Theron y Kim Basinger, dos vidas paralelas

Además de belleza y talento, la trayectoria de ambas actrices ha discurrido en paralelo y ahora se unen en la película 'Lejos de la tierra quemada'

En Lejos de la tierra quemada se dan cita dos mujeres de excepcional talento y no menos excepcional belleza, Charlize Theron y Kim Basinger. Ambas actrices han forjado una carrera meteórica hacia el estrellato y sus vidas han discurrido en paralelo en muchos aspectos.

Tanto Charlize como Kim se sintieron atraídas desde una temprana edad por el mundo del espectáculo. Ambas tomaron clases de baile durante su niñez y adolescencia, concretamente se interesaron por el ballet. No había mucho futuro para una joven bailarina en Sudáfrica, así que Charlize viajó a Europa y EE.UU, donde consiguió trabajo en el Ballet Clásico Joffrey de Nueva York. Charlize vio frustrada su fascinación por el baile debido a una lesión en la rodilla.
La infancia de Kim también estuvo ligada al ballet, sin embargo, y a pesar de su timidez, durante su adolescencia comenzó a participar en concursos de belleza, siendo elegida Miss Georgia a los dieciocho años. También se trasladó a Nueva York donde comenzó a triunfar como modelo fotográfica (como haría Charlize tras abandonar el mundo del ballet).

Ambas se introdujeron de lleno en el mundo de la publicidad, donde Charlize saltó a la fama gracias a un famoso anuncio de Martini. La publicidad supuso un trampolín al mundo del celuloide para ambas. Gracias a su atractivo y dotes como actrices les surgieron diversas oportunidades de mayor o menor importancia (la segunda aparición de Basinger en el cine fue como Chica Bond en Nunca digas nunca jamás).

Mientras que Kim se convertía gradualmente en el mito erótico por excelencia de los noventa, Charlize hacía carrera en la comedia romántica. Ambas demostraron que sus talentosas interpretaciones no permitían encasillarlas y se involucraron entonces en todo tipo de proyectos que desafiaban sus cualidades.
Charlize demostró sus increíbles dotes para el drama en Las normas de la casa de la sidra, lo que supuso un salto cualitativo al estrellato. En Monster logró un Oscar por su interpretación de la prostituta psicópata Aileen Wuornos, un papel muy alejado sin duda de su belleza natural. Kim, por su parte, escapó del estereotipo de mito erótico con LA Confidential, película que le granjeó un Oscar de la academia.

Ambas son mujeres inteligentes, emotivas y reconocidas actrices. El 13 de marzo por fin podremos verlas juntas en un duelo interpretativo orquestado por el genial Guillermo Arriaga, Lejos de la tierra quemada.

Más sobre: