Sonrisas, lágrimas y mucha emoción en la boda de Salma Hayek y Francois-Henri Pinault

La actriz, vestida de blanco y con una ramo de rosas, lloró al pronunciar el 'sí, quiero' en presencia de sus doce invitados, entre ellos la hija de ambos, Valentina Paloma

En una ceremonia romántica e intima celebrada el Día de San Valentín en el ayuntamiento del distrito VI París, Salma Hayek y François-Henri Pinault contrajeron matrimonio en presencia de su hija, Valentina Paloma, de un año y medio. La novia vestida de blanco y con una ramo de rosas rojas y blancas, y el multimillonario francés contrajeron matrimonio por sorpresa después de tres años de noviazgo.

El momento cumbre de la boda llegó con el 'sí, quiero'. Salma no pudo contener las lágrimas de felicidad en el momento del consentimiento. "La novia estaba extremadamente guapa, incluso cuando estaba llorando de alegría. Los dos estaban muy felices", señaló uno de los invitados. Tan sólo doce personas asistieron al enlace, entre ellos se encontraba su madre, Diana Jiménez, su hermano Sami, que actuó como testigo oficial, así como su hija con Pinault, Valentina Paloma.

"Él es el hombre más dulce del mundo cuando está con ella", aseguró una fuente cercana a Hayek. "Él es bueno, siempre está con ella y llevan a su hija a todas partes. Son felices juntos y están totalmente enamorados".

Más sobre

Regístrate para comentar