Penélope Cruz y Benicio del Toro brillan en la gran noche del cine español

'Camino', de Javier Fesser, fue la gran vencedora de la XXIII edición de los Goya al alzarse con seis premios, entre ellos el de mejor película y mejor director

Tras la habitual cena de nominados en la Real Casa de Correos de Madrid anoche llegó la hora de la verdad. La Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas celebró su XXIII edición de los premios Goya en una gala presentada por Carmen Machi, que debutaba como maestra de ceremonias. Camino fue la clara vencedora de la noche al llevarse seis de los siete galardones a los que optaba, entre ellos el de mejor dirección y mejor película, y en la que Los girasoles ciegos, de José Luis Cuerda, tan sólo se llevó uno de los 15 Goyas a los que estaba nominada. Sólo quiero caminar, de Agustín Díaz Yanes también se llevo sólo un premio.

Penélope Cruz
, uno de los rostros que más expectación creó a su llegada a la alfombra verde, reinó en la gran noche del cine español al proclamarse mejor actriz de reparto por Vicky Cristina Barcelona, el tercer Goya de su carrera, al igual que el puertorriqueño Benicio del Toro, que recibió el reconocimiento de la Academia del cine español al serle otorgado el Goya de mejor actor por su actuación en Che, el argentino.

Diez años han pasado desde que en 1999 Penélope subiera por primera vez al escenario al recoger su Goya por La niña de tus ojos de Fernando Trueba. Si aquel premio marcó el despegue definitivo de su carrera internacional, hace dos años su Goya con Volver lo confirmó y éste, su tercer galardón con Vicky Cristina Barcelona, la ha consagrado indudablemente. "Muchísimas gracias. Gracias a la Academia. Siempre he sido fan de Woody Allen... Muchas gracias Woody por haber confiado en mí", señaló Penélope al recibir el Goya de manos de Manuela Velasco, mejor actriz revelación de la pasada edición. "También comparto este premio con el resto de actrices nominadas, con mi amiga Goya Toledo, con mi familia y se lo quiero dedicar a dos genios del cine español que no vinieron nunca a recoger su premio, Rafael Azcona y Fernando Fernán Gómez", concluyó la actriz, que horas más tarde abandonaba Madrid rumbo a Los Ángeles para asistir al almuerzo de los nominados de la 81ª edición de los Oscar. Al posar para la prensa, Penélope comentó que el viaje relámpago desde Los Ángeles había valido la pena: "Ha merecido la pena el esfuerzo, no me esperaba el premio y me hace muy feliz. Tampoco me espero el Oscar pero, por si acaso, ese día me prepararé un discurso que seguro que el Goya me da suerte".

El actor puertorriqueño Benicio del Toro arrebató el premio de mejor actor protagonista a sus rivales Javier Cámara, Raúl Arévalo y Diego Luna. "Es un honor. Quiero compartirlo con todos los nominados y todos los actores que trabajaron en las dos películas del Che", apuntó Del Toro. En la sala de prensa, Benicio bromeó y apostó a que Penélope se llevaría el Oscar.
Paz Vega, embarazada de su segundo hijo, subió al escenario para entregar el Goya a la mejor actriz a Carmen Elías por Camino. La película de Fesser, además de los dos grandes principales galardones, el de mejor película y director, y el de mejor actriz obtuvo también el reconocimiento al mejor guión, elaborado también por Fesser, al mejor actor de reparto, Jordi Dauder, y por último a la mejor actriz revelación, Nerea Camacho, que se se emocionó muchísimo al recibir el galardón. La joven no pudo contener las lágrimas y se lo dedicó a "toda su familia, a Javier Fesser y a toda las personas que creyeron en ella desde el principio".

En el apartado de mejor actor revelación el triunfador fue el cantante de hip hop Juan Manuel Montilla ‘Langui’ por El truco del manco, película del debutante Santiago A. Zannou que resultó una de las grandes sorpresas de la velada al obtener los tres premios a los que optaba: mejor canción original, mejor actor revelación y mejor director novel.

Los momentos más emotivos
La gala, amenizada por las bromas de Carmen Machi y Muchachada Nui, también tuvo momentos comovedores. Uno de ellos tuvo lugar al hacer entrega a título póstumo del Goya al mejor guión adaptado a Rafael Azcona, momento en el que pudimos ver a Maribel Verdú muy emocionada. Jesús Franco, en silla de ruedas, no pudo contener las lágrimas al recibir el reconocimiento y el aplauso del público al recoger su Goya de honor, un premio que se lo dedicó a su esposa.

Más sobre

Regístrate para comentar