Angelina Jolie, enamorada de su familia y de Nueva Orleans

"Hogar, dulce hogar". Esa es la sensación que experimentan cada vez que vuelven a Nueva Orleans. Angelina Jolie y Brad Pitt regresaron a "la ciudad del jazz" con su familia cada vez más numerosa. No hay duda de que esta ciudad de Lousiana les hace sentirse bien: pasean por sus calles sin sentir el acoso mediático, se relajan en el parque con sus hijos, pueden expresar sus ideas políticas y algo todavía más reconfortante para ellos, ayudan a reconstruir la ciudad tras el paso del Katrina.

Mientras Brad supervisaba las obras de reconstrucción del Lower 9th Ward, el barrio más dañado por el paso del huracán Katrina en el que se están construyendo viviendas ecológicas, Angelina se quedó al cuidado de sus hijos Maddox, de 7 años, y Pax, de 4. La actriz y sus hijos mayores se divirtieron en el parque infantil. "Mis hijos son el mayor caos", señala Jolie con una sonrisa mientras les ayuda a subirse a los columpios. "Ellos están constantemente gritando, alborotados", pero admite que le producen la mayor satisfacción. Brad y ella manifestaron hace unos días que tras haber sido padres de Knox y Vivienne tienen intención de aumentar su familia aún más de "una manera u otra", refiriéndose al proceso natural o de adopción.

En las imágenes que acompañan a la noticia vemos a Angelina y a Brad tan enamorados como el primer día rodeados de sus hijos. Abrazados y con una sonrisa reflejada en su rostro son el vivo retrato de la felicidad. La pareja de actores ha manifestado en más de una ocasión que con tantos hijos les resulta difícil tener un rato para ellos solos. "Cuando cerramos la puerta de nuestra habitación, ellos no paran de llamar. A veces nos gusta darnos un baño juntos, pero cuando oyen el agua quieren bañarse con nosotros. Pero es divertido y adorable", asegura Jolie. Después de unos días en Nueva Orleans, la familia Jolie-Pitt dirigirá sus pasos a Niza, donde nacieron los mellizos Knox y Vivienne el pasado mes de julio.

Más sobre: