Primeras imágenes de Sharon Stone tras haber perdido la custodia de su hijo Roan

Sharon Stone no atraviesa su mejor momento tras haber perdido la custodia de su hijo Roan, de ocho años, contra su ex marido, Phil Bronstein, del que se divorció hace cuatro años. Un juez había determinado en un primer momento que la ex pareja compartiera el cuidado del niño, al que adoptaron en el año 2000, y que este pasara temporadas con cada uno, aunque estaría escolarizado en San Francisco (lugar en el que reside con su padre). Sin embargo, la intérprete de Instinto básico decidió pedir la modificación de los términos del acuerdo, dado que quería que el niño pasara más tiempo en Los Ángeles con ella y sus otros dos hijos, a los que adoptó en solitario, Laird Vonne, de 3 años, y Quinn Kelly, de 2. El juez, sin embargo, decidió fallar a favor del editor que, según los documentos judiciales, tendrá la custodia total, aunque la actriz mantiene sus derechos de visita, podrá participar en todo lo que atañe a la educación del pequeño y hablar por teléfono con él cada vez que crea oportuno.

La actriz ha decidido poner al mal tiempo buena cara mientras su abogado sale al paso negando las continuas informaciones filtradas por los medios según las cuales, la decisión del juez se debe a que la actriz es una madre excesivamente preocupada con la salud de su hijo, que la lleva a inventar continuas enfermedades, a realizarle pruebas médicas e intervenciones sanitarias. Como ejemplos de actitudes exageradas de la actriz hacia su hijo, el magistrado citó dos: el convencimiento de la madre de que el niño sufría de una enfermedad de la espina dorsal y su idea de inyectarle bótox en los pies para quitarle el mal olor. De este modo, el juez considera que la actriz es incapaz de proveer la estructura, continuidad y confianza que Roan necesita y que el pequeño vivirá en un hogar más estable y seguro con su padre. El abogado de Sharon Stone aclaró también que el régimen de custodia no ha cambiado. Explica que la ex pareja sigue compartiéndolo y puntualiza que todo se ha originado por una confusión: según dice, el juez simplemente ha denegado su permiso para que Roan acuda al colegio en Los Ángeles o se mude a dicha ciudad con su madre, lo cual no implica que esta haya perdido su custodia.

Más sobre: