Antonio Banderas y Javier Bardem conquistan con su talento el Festival de Cine de San Sebastián

El festival de Cine de San Sebastián desplegó el pasado jueves su alfombra por todo lo alto. La presentación de la película Vicky Cristina Barcelona reunía en la ciudad donostiarra a Woody Allen, Rebecca Hall, Javier Bardem y Leonor Watling, entre otros. El fervor vivido el día de la inauguración de la muestra no decayó durante el viernes. Dos citas esperaban a los que hasta allí se habían trasladado. En este caso, se rindió homenaje a dos hombres: Antonio Banderas y Javier Bardem.

Por la mañana, el gran protagonista fue Javier Bardem. Todavía saboreando el éxito del estreno de la película de Woody Allen, el actor recogió el Premio Nacional de Cinematografía, en una ceremonia celebrada en el conocido hotel María Cristina de San Sebastián. Bardem quiso compartir este premio con su madre, Pilar, que le acompañó a recogerlo. Fue el ministro de Cultura, César Antonio Molina, quien tuvo el honor de hacer entrega de este nuevo reconocimiento. Allí también se encontraba Antonio Banderas. Ambos, compañeros de profesión, no dudaron en demostrar el gran aprecio y admiración que se profesan y se dieron un emotivo abrazo.

Suma y sigue
Suma y sigue. Para Javier Bardem, este año 2008 se está convirtiendo en un año de buena cosecha. Cabe recordar, que en febrero se convertía en el primer actor español en ganar un Oscar por su papel en No country for old men. Bardem se mostró divertido y apacible y quiso agradecer a todos este nuevo premio. "No es para mí, es para todos. Porque uno representa un oficio que pertenece a muchos. He aprendido mucho de mucha gente", dijo emocionado.

Por la noche, aquel que había acudido a abrazar a Bardem por la mañana, se convertía en el centro de atención del Festival. Antonio Banderas aparecía deslumbrante, del brazo de su mujer, Melanie Griffith. En esta ocasión fue el director Pedro Almodóvar el encargado de otorgar el premio Donostia al actor malagueño, al que describió como un "animal cinematográfico". El protagonista de Desperado se lo dedicó a su padre, "el hombre que más he querido" -que falleció a principios de este año- , y a su esposa. En su discurso y dedicatorias, quiso hacer un hueco a Javier Bardem, a quien definió como "una persona que simplemente no está en venta, un hombre comprometido con su tiempo, su profesión y su vida personal".

Romper moldes
Con este premio, el festival ha querido honrar a Antonio Banderas por toda su trayectoria cinematográfica, dejando patente todas las puertas que ha abierto a todos los actores que, tras él, han conseguido encontrar un lugar en Hollywood. "En algún momento de mi vida conseguí poner un granito de arena para romper algunas murallas que parecían imposibles de saltar". Para Banderas, la única forma de romper moldes es "pisando donde otros no se habían atrevido a pisar y sacudiéndonos complejos de inferioridad"

Más sobre: