Robert de Niro y Al Pacino, dos grandes del cine, presentan su nueva película en Madrid

Ambos han coincido en otros dos 'filmes' pero 'Asesinato justo' es el primero en el que actúan juntos

Sus rostros no sólo reflejan el paso de los años. En ellos vemos también el sinfín de personajes que han representado en sus dilatadas carreras cinematográficas. Robert de Niro y Al Pacino aterrizaron ayer en Madrid para presentar su último trabajo, Asesinato justo, una película en la que se han puesto a las órdenes del director John Avnet y que ha supuesto el reencuentro sobre un escenario de dos grandes del cine internacional. A las cinco de la tarde, el madrileño Paseo del Prado de la capital acogía a multitud de fans, que se habían acercado hasta el Hotel Ritz en el que se hospedan en busca de un autógrafo o una foto junto a sus ídolos.

Juntos ofrecieron una rueda de prensa y posaron ante los medios en los cines Kinépolis, donde se proyectó el filme. Robert de Niro, ganador de dos Oscar y nominado en otras cuatro ocasiones, se mantuvo algo más callado, dejando que fuera su colega de profesión el que revelara detalles del rodaje y de sus vidas a los periodistas. Al Pacino señaló a Marlon Brando como "el mejor actor" que ha dado el cine estadounidense. "Marlon es nuestro favorito, pero trabajar con Bob -así es como llama a su compañero- da menos miedo", bromeó.

Ambos hicieron un repaso a sus carreras. Ésta es la tercera película en la que coinciden, pero nunca habían compartido escenario más de cinco minutos. "Sí es cierto que ambos trabajamos en El Padrino II, pero no compartimos escena. En Heat el único momento en el que nos veíamos las caras era una toma de apenas cinco minutos. Se puede afirmar que ésta es la primera vez que, de verdad, trabajamos juntos", afirmó Al Pacino. Pese a ser veteranos en su profesión, ambos afirman que cada papel supone empezar desde cero. "Cualquier papel es un reto. Muchas veces lo más sencillo se convierte en lo más complicado para un actor".

De boxeadores, taxistas, policías...
Asesinato justo (que se estrenará en España el próximo 3 de octubre) les ha llevado a encarnar el papel de dos detectives de Nueva York en la etapa final de su carrera cuyo último caso les lleva a enfrentarse a un asesino en serie. El rodaje se ha realizado en un tiempo récord: 36 días. Son dos actores que lo han demostrado todo frente a una cámara. De Niro ganó 27 kilos para ponerse en la piel de un boxeador en Toro salvaje y ejerció de taxista en Nueva York durante tres meses antes de rodar Taxi driver. Al Pacino aprendió a armar y desarmar un arma con los ojos vendados para su papel de ciego en Esencia de mujer, película por la que ganó un Oscar. De Niro comenta que el hecho de hacerse mayores, ambos ya han sobrepasado la barrera de los sesenta, también altera el tipo de papel que les ofrecen: "Cuando vas envejeciendo, se va haciendo más difícil todo. Cuando yo empezaba me proponían papeles de padre y ahora estoy esperando que me den de abuelo".

Más sobre: