Catherine Zeta-Jones, de luto y entristecida en el funeral de su abuela

La actriz se emocionó al leer el poema favorito de 'Nana Zeta' -como ella la llamaba, 'Daffodils', de William Wordsworth

Catherine Zeta-Jones voló a Swansea para asistir al funeral de su abuela. La actriz que se encontraba de vacaciones junto a su marido, Michael Douglas, y sus hijos, Dylan y Carys, en Bermuda, se trasladó a Galés para dar un último y emotivo adiós a su abuela paterna, Zeta, de 91 años.

Zeta-Jones, de luto riguroso y tras unas oscuras gafas de sol, llegó alrededor de las 11:30 de la mañana a la iglesia de St. Peter’s en Swansea, donde el reverendo Mark Williams ofició una misa por su eterno descanso. Durante la misa la actriz leyó el poema favorito de 'Nana Zeta', como ella cariñosamente llamaba a su abuela. Al leer las primeras estrofas de Daffodils, de William Wordsworth, no pudo contener las lágrimas. Tras la misa acudió junto a sus padres al crematorio, donde fueron incinerados sus restos mortales. Los familiares de Zeta-Jones quisieron agradecer los gestos y muestras de cariño recibidas durante estos días: "Toda la familia desea expresar su más sincero agradecimiento por toda la amabilidad y muestras de condolencia recibidas y también a todos los que asistieron a su entierro".

La actriz, que recibió su nombre en honor a su abuela, viajaba regularmente a visitarla para celebrar sus cumpleaños, que fue en el mes de febrero, y acompañarla en fechas especiales. Sus vecinos han declarado que en los últimos días antes de su muerte su salud se había visto resentida. Todos aquellos que la conocían han asegurado que era una persona muy amable y popular en la localidad y que Zeta estaba muy orgullosa de su nieta, aunque no le gustaba alardear de ella.

Más sobre

Regístrate para comentar