Concha Velasco: 'Me hace mucha ilusión ser abuela. Va a ser un niño y se llamará Samuel'

La actriz también confesó durante sus vacaciones en Palma de Mallorca que su hijo Paco, que será padre en noviembre, va a casarse con su novia, Cecilia

Está pletórica en esta nueva etapa de su vida. Cuatro años después de su dolorosa separación matrimonial de Paco Marsó, Concha Velasco ha recuperado por completo su radiante y característica sonrisa. Es muy feliz, y a la vista de sus últimas declaraciones, motivos no le faltan. Aunque entre todas las buenas noticias que ha recibido últimamente la que, sin duda, le hace más ilusión es la llegada de su primer nieto. Su hijo Paco y su novia, Cecilia, la convertirán en abuela a finales de noviembre: "Me hace mucha ilusión ser abuela. Va a ser un niño y se llamará Samuel", declara emocionada Concha.

"Además, aunque en un principio no tenían previsto casarse. Mi hijo Paco se puso de rodillas ante Cecilia y le pidió matrimonio en Formentor", continúa explicando la actriz. La protagonista de Herederos comparte y disfruta los grandes momentos en la vida de sus hijos: "Quiero que sean felices. Creo que son muy buenos chicos y que lo han pasado muy mal con mi separación", declara. Sin embargo, Concha goza actualmente de un gran momento de estabilidad emocional que dice haber conseguido gracias a su "autodisciplina". "He tenido una separación de libro. Pero ahora mismo ya nada más que siento el cariño de los buenos momentos. Me he acostumbrado a vivir sola, y sólo tengo miedo a la muerte, la oscuridad, la enfermedad y la soledad", afirma.

Una nueva y magnífica oportunidad
Concha Velasco puede presumir de estar en uno de sus mejores momentos a nivel personal y profesional. La serie en la que da vida a una malvada matriarca, Herederos, próximamente emitirá con éxito su segunda temporada. No obstante, siempre aspira a más y dice entre sonrisas: "Yo soy ambiciosa como persona. Deseo tenerlo todo: la felicidad, el amor, la salud, y, por supuesto, el dinero".

Sin embargo, en lo que al amor se refiere, se muestra serena tras haber dejado atrás 30 años de matrimonio con Paco Marso y sigue teniendo un gran aprecio al padre de sus dos hijos. La buena relación que los une ha hecho que Concha haya estado pendiente de los delicados momentos que el productor ha vivido últimamente a raíz de ciertos problemas de salud. "A Paco le sigo teniendo un gran cariño. No ha estado abandonado en ningún momento. Estaba muy preocupada por él, pero ya está bien", comenta la actriz desde su retiro mallorquín.

Más sobre: