Salma Hayek, de compras por Malibú con su hija Valentina

Madre e hija recorrieron las tiendas de la ciudad y se reunieron con Francois-Henri Pinault para comer en el restaurante griego Tony's Tavern

Salma Hayek aprovechó su día de descanso para dedicárselo por completo a su hija Valentina Paloma. Madre e hija salieron de paseo ayer por las calles de Malibú. La pequeña, que ha heredado las facciones de su célebre mamá, se ha convertido en su mejor compañera a la hora de salir a comer fuera o disfrutar de una tarde de compras. Y es que para la actriz mexicana, como para cualquier madre, Valentina es la niña de sus ojos: "Saca la lengua, aplaude por todo. Desde el día que nació se ha estado riendo. Ella es un bebé muy feliz. Todo lo que ella hace enternece mi corazón", confiesa Hayek.

Valentina nació el pasado 21 de septiembre y desde entonces la actriz, de 41 años, disfruta cada momento de su hija. Ayer Salma y Valentina recorrieron los locales de moda de la ciudad y la pequeña se convirtió en el centro de atención e hizo las delicias de todo aquel que se cruzaba en su camino. Después acudieron a comer al restaurante griego Tony's Tavern, donde se reunieron con el prometido de la actriz y padre de la pequeña, Francois-Henri Pinault. Desde allí continuaron su rumbo hacia diversas tiendas de la ciudad. La niña, que ya ha comenzado a dar sus primeros pasos ayudada por su mamá, salió de una tienda de zapatos infantil con unas sandalias de color blanco y un peluche con forma de sol.

A la espera de que lleguen las ansiadas vacaciones, Salama continúa con su exitosa serie Ugly Betty, que además de producirla ella misma, se ha incorporado al reparto, y ha comentado que entre sus planes está irse con la familia "de vacaciones a algunos países de África". Además de actriz, productora y empresaria, Salma Hayek es Colaboradora del Fondo Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en la campaña de vacunación contra el tetano en países en vías de desarrollo.

Más sobre: