Jim Carrey se 'traviste' para gastar una broma a los fotógrafos

Haciendo gala de su enorme sentido del humor, el actor cogió prestado el bañador de su novia para dar un paseo por la playa

Es un hecho indiscutible que Jim Carrey se ha convertido en uno de los referentes de la comedia de este siglo. Su facilidad para hacer las muecas más imposibles y las diferentes voces que es capaz de imitar crean personajes absurdos y patosos con los que es difícil mantener la compostura. Sin embargo, parece que su vis cómica no acaba cuando el director grita ¡corten!, algo que demostró con creces durante sus recientes vacaciones en Malibú.

El intérprete paseaba con su novia Jenny McCarthy por la orilla cuando descubrió a los fotógrafos que inmortalizaban la romántica escena. Ni corto ni perezoso y sin perder la expresión de seria picardía, se metió en una caseta y se cambió de ropa. La multitud que disfrutaba del sol no daba crédito a lo que veía cuando salió Jim luciendo figura con el bañador que, minutos antes, llevaba Jenny. Al más puro estilo Borat (aquel personaje cinematográfico que mostraba orgulloso su extravagante gusto), Jim reanudó su caminata como si tal cosa, ante la más que comprensible hilaridad de sus "espías".

Más sobre: