Elizabeth Hurley coincide con Jemima Goldsmith en la gran fiesta de Elton John

Las invitadas pasearon su glamour y lucieron espectaculares joyas en la velada organizada en la mansión del músico para recaudar fondos para la lucha contra el Sida

El décimo aniversario del tradicional White Tie and Tiara Ball (El Baile de la Corbata Blanca y la Tiara), que organiza Elton John para recaudar fondos para la lucha contra el Sida, reunió a dos bellas mujeres que en su día lograron conquistar a uno de los solteros por excelencia del Reino Unido, Hugh Grant. Pese a que ambas terminaron su noviazgo con el actor, tanto Elizabeth Hurley como Jemima Goldsmith mantienen una excelente relación con Hugh, que a su vez es padrino de Damian, el hijo de Liz Hurley.

Vestidas para deslumbrar llegaron a la fiesta celebrada en la impresionante mansión del músico Old Winsor en Berkshire. Hurley asistió junto a su marido, Arun Nayar, a la velada benéfica patrocinado por la firma de joyería Chopard. La ex modelo y empresaria lució una impresionante tiara de diamantes y un vaporoso vestido de color azul con escote palabra de honor y llegó del brazo de su esposo que llevaba pajarita blanca. Por su parte, Jemima llegó en coche acompañada por una amiga y lució un elegante vestido azul marino adornada con un cinturón fucsia y una pulsera de perlas.

Elle MacPherson, resplandeciente con un vestido dorado y varios collares de aire hippy, iba muy idónea para la fiesta, cuyo tema este año era la playa. La mansión fue decorada en consonancia con el exclusivo ambiente y uno de los componentes de los Beach Boys, Brian Wilson, amenizó la velada. Entre los 620 invitados destacó la presencia de Bill Clinton, su hija Chelsea, Will Smith y su mujer, Jada Pinkett, los diseñadores Valentino y Roberto Cavalli, el cantante Rod Stewart, que acudió junto a su mujer, Penny Lancaster, y las hijas del músico Kimberly, de 28, y Ruby, de 21 , el fotógrafo Mario Testino y la modelo Eva Herzigova, entre otros, disfrutaron de una espectacular puesta de sol durante el cóctel que se ofreció en los jardines de Woodside, decorados con las flores de Rob Van Helden, y luego la posterior cena. Cada invitado pagó aproximadamente 3.780 euros euros que costaba la entrada para sumarse al evento social más destacado de la temporada.

Más sobre

Regístrate para comentar