George Clooney y Sarah Larson, juntos pero separados en Italia

El actor, que ha disfrutado de unos días junto a Guy Ritchie en las costas italianas, ha mantenido la promesa que le hizo a Larson antes de romper y cedió su casa del Lago de Como, Villa Oleandra, para que unos amigos de ella celebrasen su luna de miel

Un mes después de anunciar la ruptura de George Clooney y Sarah Larson, que se habían vuelto inseparables desde que comenzaran su romance, el atractivo actor se relaja estos días en su casa del Lago Como en Italia junto a sus amigos, entre ellos Guy Ritchie. Al mismo tiempo hemos podido saber que Sarah Larson hacía lo propio días antes y salía a navegar con un grupo de amigos por el mismo país. Curiosas coincidencias cuando tan sólo ha pasado unas semanas de su ruptura. La razón no es otra que Clooney, que es todo un caballero, ha mantenido la promesa que le hizo a Larson antes de romper y ha cedido su casa del Lago de Como, Villa Oleandra, para que unos amigos de ella celebrasen su luna de miel.

A la espera de que comience la promoción del filme Burn After Reading, de los Coen, que protagoniza junto a su amigo Brad Pitt, el actor se encuentra en negociaciones para protagonizar y producir la adaptación al cine de la novela The Tourist, de Olen Steinhauer, que será adaptada por el guionista Anthony Peckham. El guionista también se ha ocupado de rehacer el texto de Sherlock Holmes, que realizará el británico Guy Ritchie, marido de Madonna.

Los motivos de la ruptura
Sarah Larson ha explicado los motivos que les llevaron a emprender caminos distintos. Una de las razones principales ha sido el "espíritu nómada" de ella, que le impide establecerse en un solo lugar, lo que ha acabado por separarles. "La gente cree que George tiene un espíritu libre. Pero yo soy una nómada. No puedo decidir dónde quiero vivir. Tengo una casa en Las Vegas y voy a volver", asegura. Sarah Larson fue camarera en la ciudad del juego, antes de conocer a Clooney. Ahora tras la ruptura Sarah ha decidido seguir sus pasos en el mundo del espectáculo y de la moda, ya que tal y como señaló al diario Daily Star "soy una apasionada de la moda. Tengo un Armani, que me puse para una gala en Nueva York. Me puse manos a la obra y lo transformé". De hecho, Sarah estuvo recientemente con Christian Audigier con quien ha firmado un contrato y será la imagen de su nueva línea de vestidos.

Más sobre: