Andrés Pajares recibe la visita de su hija Eva en los Juzgados de Plaza Castilla

El actor ha prestado declaración esta tarde después de que ayer fuera detenido por amenazar con un arma ficticia y un spray a los miembros de un bufete de abogados

Andrés Pajares ha prestado declaración esta tarde en los juzgados de Plaza Castilla, en Madrid, por el suceso de ayer tarde, cuando fue detenido por amenazar a los miembros de un bufete de abogados de Madrid.

El actor fue trasladado ayer desde la comisaría de Chamartín a los calabozos de Moratalaz donde debía pasar la noche antes de prestar declaración ante el juez. Sin embargo, Pajares sufrió, al parecer, una crisis de ansiedad pasadas las dos de la mañana. Un joven que se decía compañero del actor en los calabozos de Moratalaz contaba hoy a las puertas de los juzgados de Plaza Castilla que Andrés empezó a gritar y dar golpes contra la puerta pasadas las 2,30h de la mañana. Una hora más tarde, fue sacado de la celda y, siempre según la versión de este supuesto compañero, nada más salir se desmayó. Fue entonces cuando las autoridades policiales decidieron trasladarlo al hospital Gregorio Marañón.

Si ayer, en cuanto saltó la noticia, su amiga Paloma Cela, acompañada de un abogado, así como su ex compañera sentimental, Concha Jiménez, se trasladaban a la Comisaría de Chamartín, esta tarde además de ellas ha estado Eva Pajares, a quién reconoció en el año 2003. Los otros dos hijos del actor, Andrés Burguera y Mari Cielo no han estado, que se sepa en los Juzgados o en Comisaría. El preocupante estado de salud física y mental de Pajares ha conmocionado a sus admiradores si bien ya era sabido que el popular artista atravesaba una delicada situación que no se creía tan alarmante.

Más sobre: