Antonio Banderas vive su Semana Santa más triste

El actor participó en una procesión en Málaga, a la que también asistieron su madre y Melanie Griffith

Como cada año, Antonio Banderas ha vuelto a Málaga, su ciudad natal, para disfrutar de la Semana Santa. Junto a él han viajado también su mujer, Melanie Griffith y su hija, Stella del Carmen. Sin embargo, estos días junto a la familia tendrán un sabor agridulce, ya que es la primera ocasión en que vivirán unas fechas tan significativas para Antonio sin la presencia de su padre, José Domínguez.

Casi dos meses después de su fallecimiento, aún se puede ver al actor con un semblante más serio de lo habitual. Esta misma mañana, Banderas no podía disimular la emoción y los recuerdos que se agolpaban en su mente en el momento de vestirse de Mayordomo del Trono de la Virgen de las Lágrimas y Favores, a la que profesa una profunda devoción.

Tampoco ha sido una jornada fácil para su madre, Ana Banderas, que tuvo que hacer verdaderos esfuerzos para sobreponerse a la tristeza que le producía contemplar la procesión en la que participaba su hijo mayor, sin tener a su lado a su marido.

Melanie, una más de la familia
En los momentos de tristeza de la familia Banderas, la mujer de Antonio se ha convertido en un apoyo fundamental tanto para el actor malagueño como para su madre. Además, es de sobra conocida la excelente y estrecha relación que mantienen Ana y Melanie. Durante la procesión de la Virgen de las Lágrimas se ha podido ver a la actriz norteamericana confortando a su suegra en los momentos de mayor debilidad y regalando mimos y sonrisas a su marido.

Más sobre: