Así vivió Pilar Bardem la noche de los Oscar y su encuentro con las estrellas

La actriz ya ha formulado su próximo deseo: 'Volver a Los Ángeles y darle un beso a George Clooney'

"Obnubilada", así confesó haberse quedado Pilar Bardem al ver a George Clooney sobre la alfombra roja del Kodak Theatre de Los Ángeles. La madre de Javier Bardem vivió una noche llena de emociones en el ochenta cumpleaños de los Oscar. Nada más aterrizar en Madrid para volver al teatro para representar La sospecha, la veterana actriz explicó cómo fue la noche en la que su hijo hizo historia en el cine. "Ha sido el mayor regalo que me ha podido hacer mi hijo", confiesa Pilar al recibir la emocionada dedicatoria de su hijo en español. "Sí que lloré, pero las lágrimas de fuera producen un bálsamo por dentro". Además, "antes de ir a la gala le comenté que me iba a dar mucha pena que ganara el Oscar y que no entendiese la dedicatoria, así que cuando habló en español y se acordó de toda la saga familiar fue muy hermoso".

La actriz reconoció a haber visto la película No es país para viejos un día antes de marcharse hacia Los Ángeles porque le parecía mal ir a la ceremonia de los Oscar sin haber visto la interpretación de su hijo. "Me fascinó igual que me fascinan los Coen y su sentido del humor". Pero esta comparecencia en los Oscar nada tuvo que ver con la que asistieron en 2001 con la nominación de Bardem por Antes que anochezca. Además de ganar el Oscar y ser conocido ya internacionalmente, tanto Javier como Pilar Bardem ocuparon un sitio de honor en el Kodak Theatre, al lado de Jack Nicholson, el actor que más nominaciones ha tenido en la historia de los premios de la Academia, y según Pilar Bardem, "un señor que decía cosas absurdas porque yo no entiendo inglés". Tampoco se olvidó comentar su sorprendente encuentro con Harrison Ford. En mitad de la alfombra roja del teatro Kodak, con "un trajecito mono de las rebajas", se le acercó un hombre, le cogió la mano y le dijo "congratulations", cuando de repente levantó la vista, se percató de que era "Harrison Ford. Me quedé absolutamente maravillada".

"Que mi hijo haya ganado un Oscar es una parada en el camino hacia algo, pero una parada en una estación más bonita de lo normal, no en una estación de pueblo". Tras esta intensa noche, Pilar ya sabe cuál será su próximo deseo cuando vuelvan a nominar a Javier: "Volver a Los Ángeles y darle un beso a George Clooney".

Más sobre: