Las fiestas posteriores a los Oscar ponen el broche de oro a la noche del cine

Las estrellas se congregaron en el Baile del Gobernador y la velada de Elton John, donde comieron y bailaron hasta altas horas de la madrugada

El glamour y la diversión de la noche de los Oscar no acaba cuando se cierran las puertas del Kodak Theatre de Los Ángeles. Los actores y actrices, una vez superados los nervios de la entrega, celebran la noche en una de las múltiples fiestas que se organizan donde, más distendidos y relajados, comentan las experiencias de la velada. Una de las más conocidas es el Baile del Gobernador al que asistieron cerca de 1.500 invitados, entre nominados, premiados, presentadores y otras personalidades, como el presidente de Estados Unidos, George Bush, que acudió con su esposa Laura y el gobernador de California, el ex actor Arnold Schwarzenegger. El prestigioso chef de origen polaco Wolfang Puck se encargó de que los exquisitos platos despertaran el apetito, después de un día en el que los nervios seguro que impidieron a los candidatos probar bocado.

Estos comieron buffets de ceviche, mini hamburguesas de carne de Kobe con encurtidos dulces, tartar de atún con alioli de Wasabi, sushi, marisco y muchos más aperitivos que dieron paso a los platos principales: el bistec Wangyu beef steak acompañado por macarrones con queso y trufas negras de invierno. Las decenas de canapés que inauguraron el banquete hicieron las delicias de Diablo Cody, ganadora del Oscar al mejor guión original, mientras que Tilda Swinton, mejor actriz de reparto, no pudo resistirse al chocolate. Las mesas se convirtieron en un ir y venir de actores y actrices que querían comentar con sus amigos las anécdotas de la noche. Viggo Mortensen, que felicitó a Cate Blanchett por su próxima maternidad, George Clooney y su novia Sara Larson y Javier Bardem, eufórico con su estatuilla, fueron otros de los asistentes.

En la fiesta organizada por Elton John, otra de las más multitudinarias debido a la suspensión este año de la tradicional velada organizada por Vanity Fair, no faltaron la música ni por supuesto el champán. El intérprete se encargó de saludar personalmente a todos sus invitados, entre los que estaban una escotada Paz Vega, con su marido Orson Salazar, Sean Combs y Heidi Klum, que cambió su John Galliano por un mini vestido plateado para estar más cómoda y bailar hasta altas horas de la madrugada. Sharon Stone se convirtió en el alma de la fiesta subiendo al escenario para cantar con Elton uno de sus temas, mientras Minnie Driver, Kate Beckinsale y su marido Len Wiseman aplaudían desde el público.

Una de las parejas sorpresa de la noche fue la formada por el actor Sean Penn y la modelo Petra Nemcova que posaron muy acaramelados a la entrada del recinto. A juzgar por la complicidad que demostraron ante las cámaras, entre la pareja podría existir algo más, aunque la modelo habría asegurado que les une una simple amistad. Sean Penn, de 47 años, se separó recientemente de la actriz Robin Wright Penn, tras 11 años de matrimonio, mientras que Petra Nemcova acabó el pasado año su relación con el cantante James Blunt.

Más sobre

Regístrate para comentar