Demi Moore y Madonna, anfitrionas de una de las grandes fiestas de los Oscar

Este evento sustituirá al emblemático encuentro que cada año celebraba la publicación Vanity Fair y que en esta edición ha sido cancelado a causa de la huelga de guionistas

Este año serán las celebrities quienes organicen su propia cumbre del glamour. Ante la cancelación de la tradicional fiesta que la revista Vanity Fair celebraba cada año en honor de los vencedores de los Oscar, Demi Moore y Madonna han decidido organizar un evento a la altura de las circunstancias. Ambas contarán con la ayuda, entre otros, del representante de la cantante, Guy Oseary, según afirma la revista americana Variety

La fiesta tendrá lugar mañana por la noche después de ser entregadas las doradas y codiciadas estatuillas. El lugar elegido es una mansión situada en el barrio Westside Hills de Los Angeles y la lista de invitados estará formada por, aproximadamente, un centenar de personas. "Todo el mundo está en la lista. Esto le da la posibilidad a los invitados especiales de la reunión de Vanity Fair de tener un sitio al que acudir", ha declarado uno de los asistentes a la celebración.

Toda una tradición
Desde hace catorce años, la fiesta organizada por el semanario americano era el gran acontecimiento paralelo a los Oscar. Sin embargo, en esta edición los actores que anhelaban ser invitados tan sólo podrán acudir a la organizada por Demi Moore y Madonna.

Vanity Fair se solidarizaba con la huelga de guionistas de Hollywood y cancelaba su gran celebración anual en honor al cine. Así pues, este evento, una más que consolidada tradición, no tendrá lugar, a pesar de que finalmente el pasado 12 de febrero los sindicatos y guionistas alcanzaran un acuerdo y se desconvocara la huelga. La publicación estadounidense no ha querido entrar en polémicas y se ha manifestado brevemente respecto a la gala de los Oscar: "Queremos felicitar a todos los candidatos de esta edición y esperamos celebrar nuestra fiesta número 15 el próximo año".

Más sobre: