Un mes después de cancelar su boda, el actor Sean Bean se ha casado por cuarta vez

La estrella de 'El Señor de los Anillos', de 48 años, y Georgina Sutcliffe, de 29 años, han contraído matrimonio por lo civil en Londres

Cuando apenas faltaban 24 horas para que Sean Bean contrajera matrimonio por cuarta vez, el actor -conocido por su papel de Boromir en la trilogía de El señor de los anillos- canceló su boda de forma inesperada y por motivos personales con su novia, la actriz Georgina Sutcliffe . "Ha sido un shock para todo el mundo", comentaba entonces uno de los invitados a la ceremonia que iba a ser celebrada en el hotel Mayfair. "Nos enteramos en el último minuto y la boda no se celebró por motivos personales", añadía.

Las tres hijas del actor asistieron al enlace
Pues bien, hoy martes, un mes después de que esto sucediera, Sean Bean, de 48 años, y Georgina Sutcliffe, de 29 años, han sellado su amor en el registro civil de Marylebone en Londres sin importarles el célebre dicho popular que dice "en martes ni te cases, ni te embarques". Tan sólo quince personas -familiares y amigos- han sido testigos de este enlace, el cuarto para Sean Bean.

Sin cuidar ni el más mínimo detalle, la novia apareció en el registro apenas sin peinar y con una vestimenta muy moderna y atípica -falda negra y blusa blanca-, que dista mucho de cualquier imagen tradicional de una novia. Tras reafirmar los votos matrimoniales, la pareja, que se conoció en un bar de Londres hace dos años, posó para los fotógrafos con las tres hijas del actor. Evie, de nueve años, nacida de su segundo matrimonio con la actriz Abigail Cruttenden, Molly y Lorna, de su unión con la actriz de televisión Melanie Hill, quisieron apoyar a su padre en su gran día. El actor estuvo casado en primeras nupcias con una peluquera, Debra, con quien se casó a los 21 años pero no tuvo hijos.

Reinó la incertidumbre hasta el último momento
En los momentos previos a la ceremonia, los invitados expresaban ciertas dudas acerca de si los novios asistirían o no a la boda. "Estamos todos esperando una llamada que nos diga que cancelan la boda", comentó uno de las amigos de la pareja que calificó la relación como un tanto "volátil". Pese a la incertidumbre, Sean y Georgina finalmente se casaron y los recién casados abandonaron el registro en un taxi londinense de color rojo.

Más sobre

Regístrate para comentar