Los Oscar: un acontecimiento a nivel mundial

Durante los primeros años, la Academia comunicaba los nombres de los ganadores a la prensa antes de la ceremonia, con la condición de que no publicasen los resultados hasta las 11 de la noche una vez efectuada la entrega, pero en 1940, los invitados llegaban al teatro portando el ejemplar de las 8:45 de Los Angeles Times que publicaba ya los resultados. A partir de ese año se implantó el sistema de sobres cerrados que se abren en el momento. La empresa Price Waterhouse, ahora Pricewaterhousecoopers, es la encargada de velar el secreto de los resultados hasta el momento en el que el encargado de cada entrega dice la mágica frase " And the Oscar goes to..." que sustituye a la inicial " And the winner is..." que fue cambiada por considerarla poco elegante para los nominados no premiados.

Anécdotas entorno a una estatuilla
A pesar de sus detractores y sus defensores, el Oscar es, sin duda, uno de los premios más importante al que puede aspirar un cineasta y quienes lo ganan suben automáticamente su cotización en el Show-Business. Existen miles de anécdotas surgidas durante estos 80 años que ilustran su importancia: famosos que creían tenerlo seguro y lo han perdido; debutantes a los que les ha cambiado la vida; peleas encarnizadas utilizando medios lícitos y dudosos; risas, lágrimas, caras de sorpresa, de odio y felicidad. Ha habido actores que lo han conseguido por una película y no han vuelto a trabajar y celebridades, numerosas veces nominadas, que no lo han logrado nunca.

Los Oscar se han convertido en un acontecimiento a nivel mundial seguido por miles de millones de teleespectadores que confían en que sus favoritos y favoritas logren la preciada estatuilla.

Más sobre: