Las curiosidades, los detalles y todas las cifras de la gran fiesta a la que asistirán los estrellas tras los Oscar

1.500 invitados acudirán al Baile del Gobernador, decorado para la ocasión con 1.675 globos transparentes flotantes

Sin huelga ya de guionistas que empañe el horizonte, Hollywood prepara con entusiasmo su gran noche del cine. A pocos días del ochenta cumpleaños de los Oscar, el teatro Kodak se engalana, las calles se visten de fiesta para recibir a las estrellas de la gran pantalla y el gran salón abovedado del complejo Hollywood & Highland Center en el que se celebra el tradicional Baile del Gobernador tras la ceremonia, brilla ya con todo esplendor mientras en los fogones el prestigioso chef de origen austriaco Wolfang Puck se afana en elaborar los exquisitos platos con los que sorprenderá el próximo 24 de febrero. El tradicional almuerzo con el que la Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood agasaja a los nominados días antes de que se celebre la entrega de premios -en el que estuvo Javier Bardem hace unos días- no es sino el ensayo general de la fastuosa cena que tiene lugar una vez finalizada la gala y supone la primera parada de todos los asistentes antes de repartirse por las numerosas fiestas que se organizan esa noche en la meca del cine (aunque este año habrá que conformarse sin la emblemática celebración post-premios de Vanity Fair suspendida con motivo de la huelga de guionistas).

Productos orgánicos y naturales
Ganadores, nominados, presentadores y el resto e invitados, hasta un total de 1.500 invitados aproximadamente probarán las creaciones de Puck (su famoso restaurante Spago de Beverly Hills es uno de los más visitados por las estrellas) en el décimo cuarto año consecutivo que el cocinero, que estará escoltado por su equipo y los chefs Lee Hefter y Matt Bencivenga, se encargará de preparar las delicias de los paladares más exigentes. Para Wolfgang, el Baile del Gobernador es "la Superliga de los acontecimientos de Hollywood". Y como viene siendo habitual, el menú se ha seleccionado buscando la variedad. Se basará nuevamente en productos orgánicos y naturales, pero en esta ocasión se ha buscado la sencillez. El ‘tío Oscar’ cumple ochenta años y por eso se trata -tanto en la comida como en la decoración- de hacer simples las cosas fabulosas.

Más de cuatro mil oscar de chocolate y 1.500 botellas de vino
Estarán sus clásicos consolidados como las estatuillas de chocolate con forma de Oscar espolvoreados con oro, de las que se repartirán 4.600, y unas 3.200 mini hamburguesas de queso paremesano, pero como cada edición, el reto del chef -que para la ocasión cuenta con un ejército de cocineros y camareros- será innovar en un año en el que, por segunda vez, todo será menos formal, con un menú en buffet, sin mesas asignadas como antaño, con el fin de que el ambiente sea festivo y dinámico y todos los invitados puedan moverse por los dos mil quinientos metros cuadrados del gran salón que ocupa la cúpula del complejo. Tras probar el cóctel ‘Patron Red Carpet’ con el que serán recibidos a su llegada, los invitados podrán probar los manjares entre los que habrá buffets de ceviche, mini hamburguesas de carne de Kobe con encurtidos dulces, tartar de atún con alioli de Wasabi, sushi, marisco y otros tantos aperitivos que darán paso a los platos principales, el bistec Wangyu beef steak acompañado por macarrones con queso y trufas negras de invierno. Cuando vaya pasando la noche, los buffet de salados se transformarán en rincones de ensueño con todo tipo de postres y dulces.
Y en una cena como esta no faltarán los buenos caldos que rieguen los paladares de los presentes. En la fiesta y en la recepción previa a la entrega de los Oscar se servirán, por quinto año consecutivo, 1.428 botellas de vino de las bodegas Sterling (que en 2006 crearon especialmente para la ocasión el Gold Standard Reserve Chardonnay y en 2004 el Red Carpet Reserve Cabernet) hasta aproximadamente 1500 botellas. El champagne correrá en una noche de fiesta con 528 botellas de Laurent Perrier .

Rojo y dorado para bailar
Novecientas personas forman el equipo que trabajará en la fiesta la noche de los Oscar a los que hay que añadir otros 350 profesionales a cargo de las cocinas y de servir a los invitados, más 150 técnicos encargados de la logística del lugar, 14 músicos y un DJ. "Nuestros invitados podrán mezclarse, bailar y cenar con amigos y colegas mientras la Academia honra a las personas que dan vida a la magia de las películas," ha comentado Cheryl Boone Isaacs, presidenta del Baile del Gobernador. La decoración, nuevamente, ha corrido a cargo de famosa directora de eventos Cheryl Cecchetto y el equipo Sequoia Productions, quienes han ideado un elegante y contemporáneo ambiente en una gama de colores inspirada en los dos iconos más reconocibles de Hollywood, la alfombra roja y la estatuilla dorada del Oscar. Más de mil doscientas luces iluminarán el salón de la recepción de cuyo techo penderán 1.675 globos transparentes flotantes de distintos tamaños como si fueran mágicas burbujas de jabón.

Más sobre: