Javier Bardem y George Clooney compiten en atractivo en el almuerzo previo a los Oscar

Afortunadamente ahora que parecen que los guionistas y productores han llegado a un acuerdo, los Oscar calientan motores cuando faltan apenas veinte días para que se extienda la alfombra roja del teatro Kodak. Como manda la tradición, ayer tuvo lugar el tradicional almuerzo con el que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood obsequia cada año a sus candidatos en el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles y allí estaba Javier Bardem. Se le esperaba en la gala de los Goya, pero debido a tantas y tantas exigencias por parte del actor español y la imposibilidad de acudir a las dos citas casi simultáneas, Javier se decantó por el amistoso y distendido encuentro con el resto de candidatos a los Oscar.

George Clooney y Javier Bardem, dos de las estrellas más atractivas de la gran pantalla, compartieron risas y diversión en el Luncheon, como es conocida esta popular reunión de rostros de la gran pantalla. Y es que el objetivo principal de este encuentro que ya se ha convertido casi en un ritual es, además de realizar la foto oficial de familia, que los protagonistas de la mágica noche del cine, sometidos estos días a una gran presión mediática, se diviertan, hablen con sus "competidores" y coman en un ambiente relajado y distendido. Cada uno en su estilo, los dos galanes de Hollywood que han conquistado a dos bellas mujeres, Sarah Larson, la última conquista de Clooney, y Penélope Cruz, la de Bardem, compitieron en atractivo durante un almuerzo, en el que muchos de los artistas lucieron barba: Casey Affleck, con barba de varios días, Viggo Mortensen, con una barba prominente Javier Bardem o el director Julian Schnabel, entre otros.

Clooney, el rey de las bromas
Desde el pasado 22 de enero, día en el que se dieron a conocer las nominaciones, Bardem vive un sueño similar al que vivió Penélope Cruz el año pasado con Volver. El actor parte como favorito en su candidatura al Oscar como mejor actor de reparto con su interpretación de asesino en serie en No es país para viejos, filme de los hermanos Coen. De cumplirse su sueño se convertiría en el primer actor español en ganar un Oscar. Pero Bardem no quiso pronunciarse al respecto y evitó al igual que Julie Christie todo encuentro con la prensa. Para ello estaba un carismático George Clooney, nominado al mejor actor por Michael Clayton, que amenizó el encuentro con sus divertidas bromas. "No me gusta Daniel Day-Lewis, le he visto robando", dijo bromeando en alusión al papel de su compañero y rival por el Oscar al Mejor Actor. "Comparar el arte es algo tan complicado... y su nivel tan alto, que estoy orgulloso simplemente de poder sentarme a su lado", añadió Clooney.

A la cita acudieron 11 de los 19 actores que aspiran al Oscar. Las ausencias más notables fueron la de Tommy Lee Jones, Daniel Day Lewis, Johnny Depp y Cate Blanchett, nominada en dos categorias. Los asistentes se decantaron por la sencillez con vestidos y trajes informales en el ensayo general de los Oscar, a excepción del excéntrico atuendo del director de La escafandra y la mariposa, Julian Schnabel, que lució una chaqueta larga que ocultaba otra corta y un pijama "hecho por mi mujer", comentó. No satisfecho con llamar la atención con su vestimenta, el director soprendió a los presentes cuando se fundió en un beso con Viggo Mortensen, que aprovechó esa noche para practicar un poquito el español.

La emoción de los novatos
Los más jóvenes de la velada fueron Ellen Page o Jason Reitman, nominados por Juno a mejor actriz y mejor director respectivamente. Juntos disfrutaron al máximo del evento y no podían creerse todo lo que estaba sucediendo. "Es surrealista y extraño estar rodeada de gente tan increíble", comentó la joven actriz. "Puede que nunca vuelva a estar aquí, así que espero que al menos me dejen llevarme la chapa con mi nombre", bromeó el realizador de Juno. Page compite por el galardón a la Mejor Actriz junto a grandes estrellas como Cate Blanchett, Julie Christie, Laura Linney y Marion Cotillard, mientras que Reitman compite en la categoria de mejor película y mejor director.

Más sobre: