George Clooney habla por primera vez en la sede de la ONU en Nueva York

El actor recibió, acompañado por sus padres, su nombramiento como Mensajero de la Paz

Recién llegado desde la India de su primer viaje como Embajador de las Naciones Unidas a Sudán, la República Central Africana, Chad y la República Democrática del Congo, George Clooney pisó ayer por primera vez la sede de la ONU en Nueva York, donde recibió la distinción de Mensajero de la Paz que le fue otorgada doce días antes. Acompañado por sus padres, Nick y Nina, al nominado al Óscar por Michael Clayton le esperaban decenas de admiradoras fuera de la sede para ver de cerca de la estrella de Hollywood y hacerle fotos con sus móviles. "¡Hola chicos!", dijo a su entrada al edificio, en la que posó brevemente junto a sus padres y saludó personalmente a algunos de sus fans antes de dar su primer discurso en las oficinas de la organización.

Ataviado con un impecable traje gris marengo y escoltado en todo momento por personal de seguridad, Clooney asistió a una ceremonia presidida por el secretario general Ban Ki-Moon en la que le fue otorgado el certificado y el tradicional pin que representa a una paloma blanca y que se da a cada uno de los designados por la ONU. El artista de 46 años es el noveno Mensajero de la Paz de Naciones Unidas, uniéndose a Michael Douglas, Elie Wiesel, Jane Goodall, Yo-Yo Ma, Daniel Barenboim, Paulo Coelho, Midori Goto y la princesa Haya de Jordania.

Esa misma tarde el actor dio su primer discurso en Naciones Unidas, en el que habló sobre su experiencia en un campo de refugiados en Darfur, una zona en la que ha jugado un destacado papel en la campaña internacional a favor de este lugar devastado por la guerra, el hambre y las enfermedades que han matado a 200.000 personas y han dejado miles de refugiados. De hecho, es cofundador de la organización humanitaria Not On Our Watch (No En Nuestra Vista), que busca atraer la atención global a la población de Darfur y que ha recaudado más de seis millones de euros para la región.

En su discurso tras el nombramiento, Clooney destacó la diferencia entre su trabajo como actor y su nuevo rol como pacificador: "Un Óscar es algo bonito de tener en la vida, pero esto no es sólo una especie de honor, es una responsabilidad", afirmó. "Soy hijo de periodista y por eso sé que el trabajo de Mensajero de la Paz no consta de decir a la gente lo que quiere oír, sino de decirles la verdad. Naciones Unidas es la única esperanza para muchos en Darfur", explicó, al tiempo que añadía: "Cada zona de conflicto tiene sus particularidades pero en todas hay un hilo unificador: las peores atrocidades son reservadas a los más pobres y vulnerables".

Tampoco olvidó citar las necesidades que tiene Sudán, un país que ha visitado en multitud de ocasiones: "Hay grupos protegiendo 250 kilómetros cuadrados de desierto sin helicópteros ni radios. Así que o bien denles las herramientas básicas para proteger a la población o tengan la decencia de traerles a todos a casa. Cuando me encontré en un hospital con mujeres violadas y quemadas dos días antes, me miraron y dijeron: ‘Por favor, mande a las Naciones Unidas’. No a Estados Unidos, no a China, no a Rusia, sólo a la ONU. Sois su única esperanza", y concluyó: "Estoy muy orgulloso de estar aquí como mensajero de paz, y el mensaje es que el mundo está observando, y llegados a este punto no podemos permitirnos fallar".

Más sobre: