Tim Burton: 'He rodado con Johnny Depp seis veces y ha sido como hacerlo con personas distintas'

El director destacó la capacidad camaleónica del protagonista de su última película Sweeney Todd, que presentó en España

Con ese aspecto de genio desaliñado que le caracteriza, Tim Burton aterrizó en España para traernos su nueva cinta Sweeney Todd, protagonizada por su actor fetiche Johnny Depp. La historia de un barbero diabólico que, en su ansia de venganza, mata a todo el que requiere sus servicios vuelve a transportar a Depp al peculiar mundo del director, que ha recreado en esta ocasión la obra musical de Steven Sondheim. "Él (Steven) sabía que era una película, no una adaptación del musical, y estuvo abierto a cualquier cambio y a la idea de que hacían falta actores que pudieran cantar, más que cantantes que pudieran actuar, lo que nos permitía mantener la emoción" explicó Burton.

Precisamente lo interesante del reto fue convertir a los dos protagonistas, Johnny, y Helena Bonham Carter, su esposa, en cantantes, una labor en la que el director destacó la capacidad camaleónica de su gran amigo: "He trabajado con él seis veces, pero es como si hubiera trabajado con seis personas diferentes. La mayoría le considera un galán, pero es un actor de personajes, como las viejas estrellas de terror. Creo que ahora empieza una etapa nueva para él". Entre risas, Tim recordó una de las escenas más divertidas de la cinta, en la que tenían que arrojar a Helena al fuego: "La pena fue que a mitad de rodaje descubrimos que estaba embarazada y no pudimos lanzarla con la energía que me habría gustado".

Conocido por el misterio y el ambiente lúgubre con el que envuelve sus tramas, Tim aseguró que esta peculiar visión cinematográfica le perjudicó más que favorecerle. "Lo que algunos llaman mi universo creativo me provocó ciertos problemas al principio, lo veían como algo negativo. Por eso dejé de vivir en Los Ángeles, porque yo intento hacer las cosas a mi manera, mantenerme fiel a mí mismo, con mi individualidad propia. No quiero ser un producto básico de consumo". En esta misma línea y precisamente un día antes de que se conocieran las nominaciones definitivas a los Oscar, confesó que los premios no le preocupan: "Uno no hace películas para ganar premios. Además, los musicales de terror no suelen ganarlos".

Entre los rostros conocidos que se acercaron a disfrutar de la imaginación de Burton, estuvieron Alaska, su marido Mario Vaquerizo y Masiel. Los directores españoles Pedro Almodóvar y Álex de la Iglesia -acaba de presentar Los crímenes de Oxford-, que tienen también su personal modo de contar relatos en la gran pantalla, intercambiaron halagos con el cineasta. El público tendrá que esperar hasta el día 15 de febrero para conocer el desenlace del filme.

Más sobre: