El inolvidable viaje de Orlando Bloom a Nepal

Las imágenes más enternecedoras del actor en su visita al país en calidad de embajador de Unicef

Orlando Bloom es mucho más que gran actor. El protagonista de Piratas del Caribe se ha quitado la careta de estrella para mostrarnos su lado más humano y enternecedor durante su visita a Nepal. Orlando Bloom, con emoción en el rostro, vivió momentos inolvidables a su llegada al país en calidad de embajador de UNICEF para apoyar diversos programas en los distritos occidentales de Kaski y Chitwan. El actor británico, de 30 años, se impregnó de una serie de vivencias en un viaje que no olvidará jamás.

Rodeado por un grupo de niños de la etnia Tharu que viven en diversos barrio marginales de los distritos de Kaski y Chitwan en Nepal, Orlando sacó a relucir su lado más infantil, jugó como un niño más en una guerra de balones y globos durante su estancia en el colegio de Pumdi Bhumdi. Hizo gran amistad tanto con las mujeres de la comunidad Sayapatri del pueblo Dibyanagar en Chitwan.

Una cálida bienvenida
A su llegada una mujer hindú le bendijo pintándole la tradicional "tikka", una señal roja entre sus ojos, y le puso un collar de flores para darle la bienvenida. El pequeño Kusum Bishwakarma, de siete años, quiso ejercer de anfitrión de su visita y le quiso enseñar su casa donde vive con su madre y su hermano, de 15 años, mientras su padre trabaja en Qatar. Kusum y su familia son de la casta conocida en Nepal como los "Dalit" o "Intocables". Y se mostró muy cariñoso con los más pequeños. En la primera imagen del reportaje vemos a una tierna fotografía de Orlando Bloom con un niño pequeño en brazos.

Más sobre

Regístrate para comentar