Mónica Bellucci se lleva a su hija al rodaje de su nueva película en Italia

La actriz, casada con el también actor Vincent Cassel, estuvo acompañada por la pequeña Deva en la ciudad sureña de Lecce

Como muchas compañeras de profesión que no quieren pasar demasiado tiempo separadas de sus hijos, Mónica Bellucci ha decidido llevarse consigo a su hija Deva, fruto de su matrimonio con el también actor Vincent Cassel, al rodaje de su nueva película en Italia. La actriz ha tenido la oportunidad de volver a su tierra natal por motivos de trabajo y allí, en la ciudad de Lecce al sur del país, ha estado acompañada por su única hija, con quien ha pasado todo el tiempo libre que le deja su trabajo.

Aprovechando uno de los descansos en la filmación, la italiana llevó a la pequeña a cenar a un restaurante cercano al set de rodaje, en la región italiana de Apulia. Madre e hija estuvieron acompañadas por dos compañeras de reparto de Mónica. Una de ellas, una niña que se convirtió en la compañera de juegos de la hija de la actriz. La italiana tiene sólo una hija, Deva, nacida el 12 de septiembre de 2004 fruto de su matrimonio con el actor francés Vincent Cassel, con quien se casó en 1999. La pareja de actores no viven juntos todo el año. Ambos residen en apartamentos separados: ella pasa la mayor parte del año en Londres y él en París.

Orgullosa de sus orígenes, Mónica habla a su hija en italiano y aprovecha cada oportunidad que le brinda su trabajo para mostrarle a su hija los encantos de su tierra natal. Actualmente la actriz rueda junto a Sophie Marceau el filme Ne te retourne pas, segundo largometraje de la francesa Marina de Van. La cinta cuenta la historia de Jeanne (Marceau), una mujer casada y madre de dos niños que se da cuenta de que su cuerpo cambia, transformándose progresivamente en una mujer con los rasgos de Mónica Bellucci. Tras descubrir en la casa de su madre una fotografía que le pone en la pista de una mujer que vive en Italia, va a su encuentro en búsqueda de su propia identidad.

Más sobre: