Kate Walsh: '2007 ha sido mi año. Me he casado, me han dado una serie y he cumplido 40 años'

La estrella de 'Anatomía de Grey' vino a España para presentar su nueva serie 'Sin cita previa'

La atractiva estrella de Anatomía de Grey Kate Walsh aterrizó en Madrid para presentar su nuevo proyecto en solitario. La actriz deja de ser una estrella más para convertirse en la protagonista de la nueva secuela, Sin cita previa, una nueva serie creada a partir del personaje de la doctora Addison Montgomery de Anatomía de Grey.

Derrochando simpatía y conquistando al público con su innata belleza, la pelirroja norteamericana, de padre irlandés y madre italiana, posó con naturalidad ante las cámaras y lució en su mano izquierda su alianza de casada, junto con su espectacular anillo de compromiso, un solitario de diamante. Recordemos que en este último año Kate Walsh es la estrella de una nueva serie, ha conocido a su actual marido, el productor Alex Young, con quien se ha casado y vive en una eterna luna de miel, y ha cumplido 40 años. "2007 ha sido mi año", reconoce. "Ha sido un año increíble. Obviamente cuando me propusieron la serie, fue algo muy emocionante y fue muy curioso porque me lo propusieron en la misma época en la que conocí a mi marido, que también fue algo increíble para mí. Tanto, que decidimos casarnos. Y en mi cuarenta cumpleaños me dije: 'Esto es una locura, me están pasando demasiadas cosas este año. No es justo', tenía un sentimiento de culpabilidad de alguna manera. Tuve que invitar a todo el mundo a mi cumpleaños".

En Sin cita previa, que emitirá Antena 3 el próximo año, Addison se muda a Los Ángeles a una clínica privada, donde todo allí será diferente y conoceremos nuevas facetas del personaje y sobre todo su lado más personal. "Me identifico con el personaje porque todo es nuevo en mi vida. Me acabo de casar ".
Pese a estar metida en el ambiente de un quirófano en cada rodaje, la protagonista, que ha aprovechado la huelga de guionistas para venir a España, confesó que no le gustan los hospitales, ya que "son un poco como una cárcel y tienen un aire deprimente y poco higiénico. Prefiero ir a una clínica privada" explica.

Walsh tuvo tiempo también para contar alguna anécdota en el set de rodaje: "En el episodio de Anatomia de Grey tenían que ponerme unas agujas de acupuntura por la cara y como yo suelo seguir ese tipo de tratamiento les dije que me las pusieran de verdad. No caí en que el rodaje se podía alargar y al final estuve dos horas con las agujas en la cara. Acabé medio dormida y llena de moratones. Me tuvieron que llevar a casa, porque estaba grogui".

Más sobre: