La familia de Andy García, sumida en el dolor en el funeral de Sean Taylor

Jacqueline Garcia, sobrina del actor, desolada por la muerte de su compañero sentimental y padre de su hija, Jackie

Miles de personas, familiares, amigos, compañeros de equipo y admiradores se reunieron ayer para dar el último adiós al jugador de fútbol americano Sean Taylor, fallecido la pasada semana en trágicas y extrañas circunstancias. Taylor, compañero sentimental de Jacqueline García, sobrina del actor Andy García, y padre de su hija, Jackie, de dieciocho meses, murió a los 24 años en un tiroteo en su casa de Miami. Los hechos ocurrieron hace una semana cuando un supuesto ladrón entró en el domicilio del deportista y disparó dos veces contra Taylor, que se encontraba con su novia, Jacqueline García y Jackie, la hija de ambos, de dieciocho meses. Afortunadamente ni la hija de Taylor ni su novia, sufrieron heridas.

Para rendirle un último homenaje se organizó una ceremonia en el arena Pharmed de la Universidad Internacional de Florida, donde se leyeron una serie de discursos en su honor y se rezaron oraciones por el deportista, que fue recordado como "un padre ejemplar" y un "entusiasta de la vida". El féretro con los restos mortales de Taylor fue cubierto con coronas de flores y se proyecto un video sobre su carrera deportiva.
Andy García estuvo presente en las honras fúnebres y no se separó de su sobrina Jacqueline, que acudió junto a su hija Jackie, de año y medio. Tras la fatídica muerte, el actor entonces expresó en una nota el sentir de la familia y calificó a Sean Taylor de "héroe por haber salvado la vida de mi sobrina y de su hija Jackie". Entre los asistentes destacó también la presencia de figuras como el ex jugador O.J. Simpson, el reverendo Jessie Jackson y los padres del jugador fallecido. Pedro Taylor, padre de Sean Taylor y jefe de la policía de Florida City, subió al podio y clamó por el fin a la violencia e instó a los compañeros del que fuera el equipo de su hijo a que ganaran los próximos partidos en su nombre.

Concluida la ceremonia, los restos mortales de Sean Taylor fueron trasladados al panteón de Homestead, al sur de Miami.

Más sobre: