Una radiante Nicole Kidman acompaña a su marido a los Premios de la Música Country

La pareja volvió a deshacerse en cómplices y cariñosas miradas que demuestran que siguen tan enamorados como el primer día

Keith Urban se quitó anoche la espinita que le dejó el haberse perdido la entrega de los Premios de la Música Country el año pasado en Nashville, cuna de este género musical, cuando se encontraba ingresado en una clínica de rehabilitación para superar su adicción al alcohol. Ayer, sin embargo, quiso disfrutarla como el que más y para ello no dudó en llevarse consigo a la mujer de su vida, su esposa Nicole Kidman.

La actriz llegó a la alfombra roja de la mano de su esposo y vestida con un impresionante vestido palabra de honor de Alexander McQueen en tonos fucsia y morado con estampados florales en negro. El traje, que iba ceñido a su cuerpo, mostraba que a pesar de haberse comprometido a engordar para su próxima película, aún sigue visiblemente delgada.

"Hemos estado viajando mucho"
Como suele ser habitual en cada una de sus apariciones públicas, la pareja se dedicó cómplices y cariñosas miradas ante los medios de comunicación, lo que demostró que siguen tan enamorados como el primer día. Ambos explicaron a la prensa que han estado "viajando mucho, acumulando muchos kilómetros de vuelo" ya que él ha estado de gira por Estados Unidos mientras ella ha estado rodando una película en Australia.

El cantante, de 40 años, deleitó con a los asistentes a la 41ª edición de estos premios interpretando la canción Everybody de su álbum de Platino Love, Pain & the whole crazy thing. Keith partía como uno de los cinco favoritos a hacerse con el premio al "Vocalista masculino del año", que finalmente se llevó Brad Paisley.

Más sobre: