Colin Farrell habla por primera vez de la enfermedad de su hijo

El pequeño James, de cuatro años, padece el síndrome Angelman, un desorden neurológico asociado al retraso mental

James Farrell tiene cuatro años y padece un desorden neurológico conocido como el síndrome de Angelman pero "él es un niño feliz y valiente", confiesa Colin Farrell. Hasta ahora desconocíamos la enfermedad del único hijo del actor irlandés, pero ahora ha sido su padre quien ha roto su silencio para hablar de la enfermedad de James. "La única vez que me doy cuenta que hay algo diferente en él, que padece alguna discapacidad, es cuando se junta con niños de su misma edad", admite.

'Lloré cuando le ví caminar'
Colin, que comparte la custodia de su hijo con la madre de éste, la modelo Kim Bordenave, cuenta cómo los avances de James son para él mucho más que una mera satisfacción. Día tras día se emociona al ver los progresos de James, que desde que nació se ha convertido en su gran prioridad en la vida. "Comenzó a dar sus primeros pasos hace más o menos seis semanas y ha tardado cuatro años en hacerlo. Todo el trabajo es suyo, ha trabajado duro estos cuatro años", señala. "Cuando comenzó a caminar fue increíblemente emocionante, no había nadie que no llorara en casa".

Y por último quiso remarcar el hecho de que "nunca había pensado que mi hijo fuera alguien con una discapacidad". El síndrome de Angelman se diagnostica en niños entre tres y siete años y es una enfermedad de origen genético que ocasiona distintos trastornos de la conducta, el desarrollo y el aprendizaje. Los síntomas son la falta de coordinación de movimientos, hiperactividad, problemas para andar, ausencia del habla, dificultad para comunicarse y rasgos faciales diferenciados.

Más sobre

Regístrate para comentar