Despedida triunfal de 'Los Soprano' en los Emmy, los Oscar de la televisión

America Ferrera, Helen Mirren, Robert Duvall, Ricky Gervais y Sally Field, entre los galardonados

El Shrine Auditorium de Los Ángeles lució nueva imagen para celebrar la 59ª edición de los premios Emmy, galardones con los que se reconoce lo más destacado de la programación televisiva estadounidense. La edición de este año logró impresionar a los telespectadores con una nueva iluminación y un renovado escenario circular, tipo coliseo, repleto de celebridades y realizado en su totalidad con productos reciclados. Esa noche las estrellas de la pequeña pantalla se convirtieron en protagonistas de excepción de una divertida velada, presentada por Ryan Seacrest de American Idol, que contó con la participación de figuras de la música como Christina Aguilera y Tony Bennett, y en la que el glamour convivió con la emoción de los premiados y algún tinte que otro de censura.

Pese a que los galardones estuvieron muy repartidos, la fiesta de la televisión estadounidense se convirtió también en la gran noche de Los Soprano, que se despedía tras ocho años de éxito en televisión. Con un excelente número musical con canciones del grupo Four Seasons, quisieron rendir un homenaje de despedida a este drama sobre la mafia italiana, que resultó premiado con los Emmy a la mejor serie dramática y mejor guión, y cuyo elenco recibió una emotiva y muy larga ovación de pie por parte del público asistente. La serie protagonizada por Alec Baldwin y Tina Fey, 30 Rock, arrebató el Emmy a Ugly Betty y se alzó con el premio a la Mejor Comedia del año.

America Ferrera cumple su sueño
Anatomía de Grey y Perdidos fueron las primeras series en ser premiadas. Katherine Heigl ganó un galardón por su papel como la médica Isobel Stevens. "Ni siquiera mi madre pensaba que esta noche iba a tener alguna posibilidad", comentó la actriz, visiblemente emocionada. Terry O'Quinn, el misterioso John Locke en Perdidos, fue distinguido con el premio al Mejor Actor de Reparto de Drama.
Cumpliendo con todos los pronósticos, la actriz protagonista de la versión estadounidense de Betty La Fea, America Ferrera, obtuvo el galardón a la Mejor Actriz en una Serie de Comedia. "Es maravilloso lo que ocurre cuando tu sueño se hace realidad", confesó la actriz emocionada, quien añadió que "el verdadero premio es despertarse mañana e ir a trabajar". El premio masculino fue para el británico Ricky Gervais, por su papel en Extras, mientras que Sally Field obtuvo el galardón como mejor actriz en una serie dramática por Cinco hermanos. Se trata de la tercera victoria de Field en los Emmy, premio al que ha aspirado en cinco ocasiones.

La victoria del veterano Robert Duvall en la categoría de Mejor Actor de Miniserie con Broken Trail puso de pie a los asistentes a la 59º edición de los premios Emmy: "Los westerns están aquí para quedarse", al referirse a la serie dirigida por Walter Hill. Helen Mirren, ganadora de un Oscar por La Reina, subió a recoger el Emmy por su papel en la miniserie Prime Suspect: The Final Act: "Ha sido un año estupendo para mí".

Momentos de censura
La censura también formó parte de esta ceremonia, ya que hubo varios instantes destacados. En el momento que oyó pronunciar su nombre como mejor actriz de reparto, su sorpresa fue tal que Katherine Heigl no pudo evitar pronunciar la expresión "Oh shit" (oh, mier…), provocando que la cadena Fox interrumpiera la transmisión durante unos cuantos segundos. La otra toma que tuvo ser suspendida ocurrió cuando en el discurso de agradecimiento de Sally Field, quien hablada de paz mundial, pronuncio la palabra "Damn" (maldita), impidiendo que completara su frase.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más