Maddox, nuevo alumno del Liceo francés de Nueva York

El hijo mayor de Angelina Jolie y Brad Pitt ya ha comenzado sus clases en la Gran Manzana, ciudad en la que sus padres han fijado su residencia durante los próximos meses

Maddox, el hijo de Angelina Jolie y Brad Pitt, ha comenzado el curso escolar. Muchos se preguntarán ahora en qué país los trotamundos Jolie-Pitt han fijado esta vez su residencia para que sus hijos puedan comenzar la escuela. Su nueva parada ha sido Nueva York, donde Brad Pitt ya ha comenzado el rodaje de Burn After Reading, dirigida por los hermanos Coen y que Pitt protagoniza junto a George Clooney.

El mayor de los hijos de Angelina y Brad, de seis años, ha comenzado ya sus clases en el colegio privado del Liceo francés en la ciudad de los rascacielos. El pequeño, que el pasado año también estudiaba en el Liceo, pero de la ciudad de Praga, seguirá con sus lecciones impartidas todas ellas en francés en esta escuela ubicada al este de Nueva York. Aunque el primer día, el pasado 4 de septiembre, tuvo el privilegio de ir al campus de Manhattan en compañía de sus dos papás, a diario es Angelina quien le lleva y le recoge del colegio, mientras Brad continúa el rodaje del filme. Estos últimos días hemos podido ver a Maddox con el uniforme del colegio, camisa blanca y pantalón gris o el de gimnasia, pantalón azul marino y camiseta blanca con escudo del Liceo.

Su madre, un gran ejemplo para Angelina
En una reciente entrevista al Times de Londres, Angelina ha manifestado que tuvo en su madre un excelente modelo de conducta para educar a sus hijos. "Soy hija de mi madre. Tanto que mi amor por mis hijos y mis valores, interesándome por lo que pasa en el mundo, vienen de ella. Ella fue la madre más maravillosa y un fantástico modelo de conducta para mi", señala. Yo la echo de menos terriblemente cada día. Intento criar a mis hijos en el modo que mi madre me crio a mí. Yo realmente no tuvo a mi padre al lado", añade.

Brad y Maddox en el béisbol
Tras su primer día de colegio, Brad Pitt llevó a su hijo mayor a un partido de béisbol entre los New York Yankees y los Seattle Mariners. Juntos con un perrito caliente cada uno, se divirtieron junto al director Spike Lee y su hijo Jackson, de 10 años. En un momento del encuentro, el jugador Derek Jeter fue hasta donde se encontraban las estrellas de cine y dio a los pequeños Maddox y Jackson bates y pelotas con autógrafos de los jugadores de los Yankees.

Más sobre

Regístrate para comentar