Nicole Kidman confiesa que perdió un hijo de Tom Cruise al principio de su matrimonio

En una reveladora entrevista a la revista Vanity Fair, la actriz descubre algunas de sus vivencias desconocidas hasta el momento

A sus cuarenta años recién cumplidos, Nicole Kidman ha desnudado su alma en la edición americana de la revista Vanity Fair, en la que cuenta sus deseos para el futuro y revela algunas experiencias de su vida, desconocidas hasta el momento. La ganadora de un Oscar por Las horas explica cómo, con apenas 23 años y recién casada con el también actor Tom Cruise, en el año 1990, descubrió que esperaba un hijo. Sin embargo, el embarazo se malogró, motivo por el cual la pareja decidió adoptar a su primera hija, Bella, que tiene ahora 14 años. "Desde el momento en que Tom y yo nos casamos, quise tener hijos. Pero perdimos un bebé y fue algo muy traumático. Fue entonces cuando adoptamos a Bella". El matrimonio nunca llegó a tener hijos naturales -adoptaron también a un niño, Connor, ahora de doce años-, aunque en su momento se dijo que Nicole había perdido un bebé de Tom, semanas después de que el actor pidiera el divorcio.

Prometida a otro hombre
El deseo de convertirse en madre es una constante en la vida de la australiana, ahora casada con el músico de country, Keith Urban. "Estoy deseando tener un hijo y Keith lo sabe. Creo que sería muy infeliz si no pudiera hacerlo", asegura. Después de separarse de Cruise y antes de conocer al cantante, Nicole estuvo prometida de nuevo, aunque no ha querido revelar con quién -se la relacionó entonces con Steve Bing y Lenny Kravitz. "Estuve prometida, pero no estaba preparada, no estábamos preparados", concluye. Admite que se encontraba sola cuando en su vida apareció el que ahora es su marido. "Estaba en el hotel con el Oscar (conseguido por la película Las Horas en el año 2002) y pensaba ‘¿Con quién voy a saltar sobre la cama y celebrarlo?’ Me hizo daño el no tener a nadie con quién compartir ese momento", explica.

Sin embargo, la felicidad volvió a su vida en junio de 2006 cuando le dio el "sí quiero" a Urban, un amor que apareció en el momento adecuado. "Dos personas solas se encontraron cuando estaban preparadas para abrirse a otros. Éramos una mezcla de miedo y valentía". Actualmente la artista asegura que ya han superado los difíciles momentos que atravesaron meses después de su enlace, debido al ingreso del músico en un centro de desintoxicación: "Atravesamos una situación muy dolorosa, pero hemos logrado superarla".

Más sobre

Regístrate para comentar