Angelina y Brad, una familia solidaria en Nueva York

La pareja y sus tres hijos mayores disfrutaron de una divertida jornada en la 'ciudad de los rascacielos'

Angelina Jolie y Brad Pitt parecen empeñados en desmentir firmemente los rumores que hablaban de crisis en su relación hace un par de semanas. Si hace unos días pudimos ver a la cinematográfica pareja con su prole al completo disfrutando de una divertida jornada en el lago Michigan, este fin de semana el lugar elegido por la familia ha sido Nueva York. En la ciudad de los rascacielos, Maddox, que acaba de cumplir seis años, Zahara, de casi tres, y Pax, de cuatro, se lo pasaron en grande en compañía de sus padres, que decidieron dejar en casa a la pequeña Shiloh -única hija biológica de la pareja, de quince meses-. La pareja no quiso perder la ocasión de visitar alguno de los prestigiosos mercadillos de arte neoyorkinos, de los que salieron con varias bolsas. Los transeúntes que se cruzaban con la famosa e inconfundible familia no podían ocultar su sorpresa.

Uno de los momentos más divertidos de esta escapada lo protagonizó uno de los tradicionales carritos de perritos calientes que salpican la Gran Manzana. Maddox, el hijo mayor de la pareja, no dudó en acompañar a su padre hasta el mismo puesto de venta para observar detalladamente cómo el vendedor preparaba el tentempié familiar. Brad Pitt, con los dólares en la mano, posó sin problemas para las cámaras que querían inmortalizar la escena, que no tuvo nada que envidiar a otro de los momentos inolvidables: a modo de souvenir, los pequeños lucieron orgullosos unas llamativas gafas azules con forma de estrella que les acababan de regalar.

Velada solidaria
El toque solidario a esta 'excursión' lo puso una cena para recaudar fondos para las víctimas de Nueva Orleans, causa con la que la pareja se muestra muy comprometida. El sábado por la noche, Angelina y Brad se subieron a un helicóptero rumbo a Hamptons, lugar frecuentado por personas adineradas ubicado en el estado de Nueva York, para 'presidir' el evento. Aunque el vuelo tuvo que ser desviado por la niebla, ambos llegaron con éxito a su destino (eso sí, tuvieron que coger un taxi ante el improvisado desvío aéreo). Más de cincuenta invitados acudieron a la casa de los anfitriones, el matrimonio formado por Jane Rosenthal y Craig Hatkoff, cofundadores, además, del festival Tribeca junto al actor Robert De Niro. Allí, Pitt pronunció un discurso sobre los problemas que rodean a las personas que lo perdieron todo tras el huracán Katrina.

En la cena, celebrada bajo una carpa decorada con fotografías en blanco y negro del día a día en Nueva Orleans, se sirvieron cócteles y un buffet de cordero y salmón. El dinero recaudado irá destinado a la organización que apoya el actor, Global Green USA, cuyo objetivo es ayudar a los habitantes de la ciudad tras la devastación del huracán por medio de un proyecto de construcción de casas ecológicas.

Más sobre: